El daño de los insectos en las plantas

Por José Herminio Zayas Bermúdez

jose.zayas5@upr.edu

 

En Puerto Rico el ají dulce, al igual que el pimiento, es atacado por varios insectos que afectan de alguna manera el rendimiento o la calidad del fruto.

Al alimentarse de las flores o de frutos inmaduros, los insectos provocan la caída prematura de los mismos causando una merma en la producción.

Cuando los insectos se alimentan del fruto maduro dañan o deforman el mismo, afectando así su apariencia y calidad, causando una merma en frutos comerciales.

Muchos insectos simplemente son defoliadores, se comen las hojas bajando así la producción. Los más comunes son: Heliothis virescens, Pseudoplusia includens, Thrips palmi, Myzus persicae y Anthonomus eugenii.

 Ocasionalmente podemos observar siembras atacadas por Spodoptera frugiperda, Spodoptera exigua. Helicoverpa zea, Aleurotrachelus traqueoides y Poliphagotarsonemus latus.

El trípido oriental o thrips palmi es un diminuto insecto sque e reconoce fácilmente por su color amarillo claro con setas gruesas y obscuras. Comúnmente se le conoce como el trípido oriental.

Dicho insecto es un polífago y tiene una amplia gama de hospederos. Tanto las larvas como los adultos se alimentan gregariamente de las hojas (primero de las venas del centro y luego de las venas laterales), del tallo (particularmente en o cerca de la punta de crecimiento), flores (en los pétalos y ovarios en desarrollo) y de las frutas (la superficie).

Debido a su agresividad y a su ciclo de vida relativamente corto este insecto puede causar infestaciones rápidas dejando múltiples cicatrices y deformaciones.

El ataque severo de este insecto causa la caída de flores y frutos jóvenes. Además deforma los frutos mermando el valor comercial de estos. Produce lesiones en la corteza de los frutos debido a su forma de alimentarse (raspando y chupando la savia de la planta).

El daño produce enanismo y estancamiento del crecimiento de las plantas, causando mermas en la producción y calidad de los frutos. En infestaciones severas más del 50% de los frutos pierden el valor comercial. A simple vista plantas con grandes infestaciones tendrán en sus hojas una apariencia plateada o bronceada.

Otro insecto que afecta la cosecha es conocido como el picudo del pimiento. Las plantas hospederas del picudo están limitadas a los géneros Capsicum y Solanum, donde el pimiento es el hospedero principal.

El adulto de este insecto es un pequeño picudo que tiene forma ovalada y es de color negro grisáceo o marrón obscuro y está cubierto por escamas cremas o amarillas. Se puede distinguir de otros picudos en que la parte apical de las patas es amarillenta-naranja.

La larva de este insecto es curveada de color cremoso y sin patas.  El adulto, al ovipositar en la base de frutos o flores, causa la caída prematura de las flores y frutos jóvenes. Dentro del fruto la larva se alimenta y consume las semillas y parte de la placenta.

En su etapa de adulto perfora la pared del fruto para poder salir, lo que aumenta el daño y causa una merma en el rendimiento comercial debido al aumento en el deterioro de la calidad de las frutas.

Un tercer insecto muy dañito es el gusano del capullo del pimiento. El adulto de este insecto es una alevilla que se distingue porque el ala delantera es de un color verde pálido con tres líneas oblicuas de un color más claro que el del ala. Las alas traseras son blancas, plateadas; el borde marrón.

La larva usualmente es verde claro a obscuro y puede variar hasta ser de color marrón-amarillento o marrón rojizo.  Generalmente tiene unas líneas sólidas a lo largo del cuerpo y puede tener pequeñas espinas o pelos. Puede llegar a medir hasta 1.5 pulgadas.

La larva es la que ocasiona el daño y la misma hace un agujero en la parte superior de la fruta por donde penetra y se interna para alimentarse. También se alimenta de los capullos o nuevos brotes de hojas y frutas.

Deja un comentario

*