Acetaminofén: su uso correcto evita peligros

 

El acetaminofén es un ingrediente común en muchos medicamentos con y sin receta. Se utiliza para aliviar dolor y para controlar la fiebre. En la farmacia puedes conseguirlo en forma de tableta o cápsula, líquido y supositorio.

Si cuando te da un catarro, eres de los que toma Tylenol® o Panadol® junto con un multi-síntomas, podrías estar consumiendo una cantidad excesiva de este medicamento.

Muchas veces, cuando pensamos que un medicamento nos puede hacer daño, no pensamos en el acetaminofén porque es algo común que consumimos desde pequeños. Sin embargo, el tomar dosis mayores a las recomendadas puede resultar en daño severo al hígado.

Una de las cosas más importantes para evitar tomar acetaminofén de forma excesiva es aprender a identificar los medicamentos que lo contienen. Como ya los mencione, los más conocidos son el Tylenol® y el Panadol®. Nyquil®, Theraflu®, Excedrin® y Mucinex® son algunos de los medicamentos multi-síntomas sin receta que contienen acetaminofén.

Hay otros medicamentos que no son de marcas conocidas, pero que también pueden contenerlo. Lo importante es que acostumbren a buscar en la tabla de ingredientes activos y puedan identificar si el acetaminofén es uno de los componentes del medicamento.

 

¿Cuál es la dosis máxima?

1. La dosis máxima para adultos es de 4,000 mg diarios. Cada dosis no debe sobrepasar los 1,000 mg (dos pastillas de 500 mg) en intervalos de 4-6 horas según sea necesario.

2. No debe tomar acetaminofén si regularmente toma 3 o más bebidas alcohólicas al día.

3. Tenga precaución si ha padecido o padece de algún problema del hígado. Su médico podría recomendarle una dosis mucho más baja u otro medicamento que no contenga acetaminofén.

4. En el caso de que el paciente sea un niño, debe seguir la recomendación de la dosis que aparece en el frasco del medicamento. La dosis recomendada está basada en la edad y peso del niño. Si el paciente es un niño muy pequeño, su pediatra o farmacéutico puede ayudarle a determinar la dosis apropiada.

Los síntomas de una sobredosis con acetaminofén incluyen náusea, vómitos, cansancio extremo, sangrado o moretones inusuales, pérdida de apetito, dolor en la parte superior derecha del estómago y coloración amarillenta de la piel o los ojos. Si sospecha que usted o un conocido tiene una sobredosis con acetaminofén puede llamar al Centro de Control de Envenenamiento al 1-800-222-1222 o al 911.

Hasta la próxima y no olvide escribir si tiene alguna pregunta o duda a: estureceta@gmail.com

Deja un comentario

*