Acuerdo por $1.5 millones para recuperación

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos (HUD) Ben Carson y el gobernador Ricardo Rosselló anunciaron un acuerdo de subsidio por $1,500 millones para la recuperación de los huracanes Irma y María.

La firma de este acuerdo de subsidio allana el camino para acelerar la entrega de fondos necesarios para restaurar viviendas, infraestructura y negocios dañados y destruidos. La recuperación a largo plazo se apoya en el programa de HUD de Desarrollo Comunitario con Subsidio Determinado para la Recuperación de Desastres (CDBG-DR por sus siglas en inglés).

“Hoy HUD y Puerto Rico avanzan hacia una aceleración en la recuperación de la isla”, dijo el secretario Carson.  “Ahora que el marco de trabajo está establecido, la implementación del programa de recuperación de desastre en Puerto Rico se puede dar a toda máquina”, añadió.

Mientras el Gobernador se expresó agradecido “por la gran relación de trabajo que hemos establecido con el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano y por su continua consideración en términos de las necesidades de vivienda, infraestructura y revitalización económica de los ciudadanos estadounidenses que viven en Puerto Rico”.

“La Isla continúa recuperándose del paso de los huracanes Irma y María, pero con la confianza y el apoyo de HUD, definitivamente reconstruiremos mejor y más fuerte que nunca. El Pueblo de Puerto Rico agradece al secretario Ben Carson y a la subsecretaria Pam Patenaude por su dedicada atención a la recuperación de la Isla”, expresó Rosselló Nevares.

Para abordar las necesidades pendientes, Puerto Rico identificó insuficiencias de vivienda, infraestructura y desarrollo económico surgidas por los huracanes Irma y María. El Plan de acción de recuperación de Puerto Rico incluye las siguientes actividades:

Vivienda ($1,000 millones) – Puerto Rico está invirtiendo más de $1,000 millones para restaurar la vivienda severamente dañada en la isla. Como parte del plan, Puerto Rico va a otorgar hasta $120,000 para reconstruir viviendas destruidas para cada propietario calificado y hasta $48,000 para reparar cada propiedad dañada que sea elegible. Inversiones adicionales en vivienda incluyen fondos para asistencia de alquiler ($10,000,000), específicamente para propiedades que sirven a adultos mayores y otros hogares vulnerables. Puerto Rico también propuso un programa de $36 millones para Resiliencia de Emergencia en los Hogares, el cual otorga hasta $6,000 por hogar, para electrodomésticos solares para ayudar a las familias.

Revitalización Económica ($145 millones) – El plan de recuperación de Puerto Rico otorga $145 millones para varias actividades para ayudar a revitalizar la economía posterior al desastre, con $50,000 para negocios elegibles. El plan además designa subsidios para incubadoras y aceleradores de pequeños negocios ($10,000,000) con sumas de hasta $2,500,000 para cada operación elegible de incubadoras, un programa de entrenamiento para trabajadores ($10,000,000) con sumas de hasta $2,000,000 para entrenar residentes elegibles de la ley de entrenamiento laboral conocida como Section 3, y un programa rotativo de préstamos de construcción comerciales ($35,000,000) que brindará hasta $1,000,000 por préstamo a negocios elegibles.

Infraestructura ($100 millones) – Para apoyar la reparación de infraestructura dañada en la isla, Puerto Rico va a destinar $100 millones para equiparar la inversión federal a través de los proyectos de asistencia pública y mitigación de peligros de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

Los subsidios CDBG-DR apoyan una variedad de actividades de recuperación de desastres incluyendo rehabilitación y reconstrucción de vivienda, asistencia para negocios, revitalización económica y reparación de infraestructura. Los beneficiarios están obligados a utilizar la mayoría de estos fondos de recuperación en las áreas “más impactadas” según la definición establecida por HUD. HUD emitirá próximamente una guía administrativa para que los fondos se empleen en las necesidades de recuperación a largo plazo de los beneficiarios, particularmente en el área de recuperación de vivienda.