Adultos mayores: vulnerables a la culebrilla

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El riesgo de contraer la culebrilla, conocida en la ciencia como herpes zóster, aumenta a medida que se envejece. Una de cada 3 personas en los Estados Unidos contraerá la culebrilla en algún momento de su vida.

La culebrilla causa un doloroso sarpullido con ampollas que puede durar de dos a cuatro semanas. En algunas personas el dolor puede prolongarse por meses o incluso años después de que el sarpullido desaparece, según información del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

La prolongación de ese salpullido se conoce como neuralgia posherpética o NPH, complicación más común de la culebrilla. La edad aumenta el riesgo de contraerla y de presentar neuralgia posherpética.

El dolor provocado por la culebrilla se ha descrito como insoportable, persistente, ardiente, punzante y como una descarga eléctrica. Es un dolor que también puede causar depresión, ansiedad, dificultad para concentrarse, pérdida del apetito y de peso.

La culebrilla puede interferir con las actividades de la vida diaria como vestirse, bañarse, comer, cocinar, salir de compras y viajar. El CDC resalta de que la culebrilla puede ocasionar complicaciones en los ojos que pueden causar pérdida de la vision.

Si tiene 60 años o más, vacúnese contra la culebrilla. Consulte a su médico o farmacéutico acerca de la vacuna contra esta afección.

¿Qué causa la culebrilla?

La culebrilla es causada por el virus de la varicela zóster (VVZ), el mismo que causa varicela. Después de que una persona se recupera de la varicela, el virus permanece latente (inactivo) y se puede reactivar años más tarde y causar culebrilla.

¿Qué tan común es la culebrilla?

Casi una de cada tres personas en los Estados Unidos contraerá la culebrilla en algún momento de su vida. Cerca de 1 millón de personas que viven en los Estados Unidos tienen esta afección cada año.

A medida que se envejece, aumentan las probabilidades de contraer la enfermedad. Cerca de la mitad de los casos de culebrilla ocurren en personas de 60 años o más.

¿Es contagiosa la culebrilla?

La culebrilla no se puede transmitir de una persona a otra. Sin embargo, las personas con culebrilla pueden transmitir el virus de la varicela zóster a los demás. Las personas que se infectan con este virus por primera vez tendrán varicela y no culebrilla.

¿Cómo se puede reducir el riesgo de contraer culebrilla?

Vacunarse es la única manera de reducir el riesgo de contraer culebrilla y neuralgia posherpética. Los CDC recomiendan que los adultos de 60 años o más reciban una dosis única de la vacuna contra la culebrilla. La vacuna se puede obtener con la receta de un profesional de la salud. Hable con su médico o farmacéutico si tiene preguntas sobre esta vacuna.

Las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado quizás tengan que esperar para vacunarse o no deban recibir esta vacuna.

Los CDC no hacen recomendaciones respecto de si las personas de 50 a 59 años deben recibir de manera rutinaria la vacuna contra la culebrilla. Sin embargo, esta vacuna está autorizada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para su uso en personas de 50 años y más.