Afectados por María deberán abandonar casas invadidas

 

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

JUANA DÍAZ – El Departamento de la Vivienda (DV) le entregó cartas de desalojo a 39 familias juanadinas que perdieron sus casas con el paso del huracán María y decidieron invadir residencias que pertenecen a esa agencia. 

Las familias, en su mayoría exresidentes de la comunidad Manzanilla, tiene 90 días para abandonar esas estructuras. Ellos aseguran que no tienen un techo seguro donde vivir.

El alcalde de Juana Díaz, Ramón Hernández Torres, salió en defensa de esas familias y señaló que las tierras, unas 18.5 cuerdas, en las que se construyó la comunidad Vista Hermosa, donde están las casas que invadieron, las donó el municipio, precisamente para construir viviendas a los residentes de zonas inundables de Juana Díaz, entre ellas, Manzanilla y Arús.

En la comunidad Vista Hermosa construyeron un centenar de casas. El DV entregó -hace varios años- 61 de las viviendas, en su mayoría a exresidentes de Ponce, señaló el Alcalde.

Explicó que el DV no cumplió con un acuerdo en donde el municipio se comprometió a donar los terrenos y la agencia construía -con fondos de FEMA- las viviendas para familias que vivían en zonas inundables de ese municipio.

Vasti Cruz Droz, portavoz del grupo de residentes que tiene orden de desalojo, explicó que tras el paso del huracán María decidieron buscar un techo donde refugiarse porque habían perdido sus casas y determinaron utilizar esas viviendas que son propiedad del Gobierno.

Indicó que muchos de los afectados -en el pasado- entregaron documentos bajo la promesa de que esas casas las estaban construyendo para ellos. “Muchos de ellos fueron a sorteo. Entregaron los documentos”, recordó el Alcalde.

“Después de un año y dos meses ahora nos dan una carta que tenemos que desalojar esas residencias. Nos dan hasta el 10 de marzo para desalojar”, dijo la portavoz del grupo. “Ellos dicen que tenemos que hacer una precualificación con un banco”, indicó Cruz Droz, quien pidió al gobernador Ricardo Roselló Nevares que los escuche.

“Dudo que nosotros tengamos una linda Navidad”, lamentó la fémina. ¿Qué vas a hacer en 90 días? “No sé. No tengo donde irme”, dijo antes de resaltar que el DV la exhortó a que alquile una residencia.

Otra familia que recibió la carta en la que se le informa que tiene 90 días para salir del lugar fue la de Edwin Cruz Bayona, quien vive con su esposa y tiene probelmas de visión.

“La mar me destruyó la casa… yo soy no vidente. Mi esposa la tengo en salud mental. ¿Dónde me voy a meter con mi esposa?”, expresó Cruz Bayona, de 67 años de edad.

El Alcalde se comprometió a dialogar con los abogados del municipio en vías de darle asistencia legal a los afectados.

“Espero que los legisladores y el Gobernador atienda este caso. Esto es un caso de justicia social, esas casas estaban abandonadas. Ellos (familias) las repararon y no tienen ni servicios de luz ni de agua. No los vamos a dejar solos”, aseguró.