Agricultura sureña se levanta tras duro golpe

Por Sandra Caquías Cruz

Foto y video: Tony Zayas

redaccion@esnoticiapr.com

 

SALINAS – A la tercera va la vencida, así lo afirman los agricultores de la Finca Húcar, en este municipio, quienes aseguran que el rancho en el que una vez criaron pollos para la empresa Picú y también estuvo en manos de Canto Alegre, ahora se mantendrá en pie procesando guineas y gallinas para ser vendidas bajo la marca: La Tiernecita.

Esta empresa avícola, cuya operación comenzó en el 2016 y en el 2017 el huracán María la detuvo por ocho meses, volvió a coger vuelo con la adquisición del primer macelo rodante para aves que se establece en Puerto Rico.

El módulo está ubicado en Salinas. En el trabajan 10 personas. La adquisición fue con una combinación de fondos gubernamentales y peculio de tres socios.

“Es una operación pequeña, pero este matadero es bien útil en Puerto Rico y requiere menos inversión que hacerlo en un tipo de fábrica, con más costos y requisitos”, indicó el secretario del Departamento de Agricultora (DA), Carlos Flores Ortega.

“Están comprando toda la gallina de descarte que tienen nuestros productores de huevo y de pollos parrillero”, señaló el funcionario antes de indicar que el sector de pollo parrillero se ha recuperado en un 70% tras el paso del huracán María, en septiembre de 2017. 

 

Crianza de guineas

La corporación La Tiernecita se distingue porque, además de integrar esta nueva tecnología que les facilita y abarata costos, son los únicos en Puerto Rico que crían guineas en masa para ser distribuidas en supermercados y otros comercios.

En Puerto Rico no llega guinea extranjera, explicó Robby Santiago Rodríguez, uno de los dueños de la corporación. El costo de importar carne de guinea de Estados Unidos o Europa es muy elevado, aseguró. Es una carne apreciada por comensales que buscan una alternativa a pollo que sea tierna y fresca.

La corporación La Tiernecita recoge los múltiples elementos que vive la agricultura en el sur de país, la cual quedó devastada con el paso de huracán, pero ha logrado resurgir.

Una sepa de agricultores jóvenes son los desarrolladores de muchos proyectos agrícolas que nacieron luego del huracán, destacó.

“Estamos viendo gente joven y a la mujer entrando a tomar posiciones de liderato en la actividad agrícola”, resaltó Flores Ortega

A ese factor sumó el que los agricultores decidieron no abandonar sus tierras y pusieron manos a la obra agarrados de incentivos y nueva tecnología con la que buscan abaratar costos, como el caso de la máquina que trasplanta un árbol de 15 o 20 pies de alto en apenas cinco o 10 minutos.

 

Valor añadido agrícola

El resurgir agrícola va de la mano con productos que antes no se procesaban de forma masiva, como la guinea, así como de nuevos proyectos que dan valor añadido a las cosechas, por ejemplo, harinas, cacao para determinados chocolates, entre otros, destacó Flores Ortega.

“El futuro de la agricultura es el valor añadido. El agricultor joven quiere añadir otro valor a ese producto. Las cosechas están en manos del agricultor, pero también la distribución y el producto pueden estar en manos de él”, dijo.

 

Potencial en crianza de conejos

Explicó que uno de los sectores con gran potencial es el de conejos por lo que no descartan que se establezca un macelo similar al que tiene La Tiernecita. “No está llegando la carne de conejo a los supermercados y debe llegar de una forma fileteada, en sus bandejitas”, describió.

“Habido la incursión de mucha sangre nueva, agricultores jóvenes, muchos proyectos de valor añadido, de panas, de cacao para chocolates especiales, estamos viendo muchos procesos de productos elaborados”, mencionó.

 

Fértil para la agricultura

Flores Ortega señaló el sur del país como una de las regiones con mayor capacidad para desarrollo agrícola por su topografía, clima y tierras fértiles. “Es la región que más diversidad permite”, dijo.

“La zona sur se puede desarrollar unas 3 o 4 veces lo que estamos produciendo hoy día. Aquí hay fincas que proveen más empleos a obreros y a personas de estas comunidades, que cualquier fabrica en esta zona”, dijo el titular de Agricultura.

Insistió en que “la zona sur ofrece grandes oportunidades para mejorar la economía de Puerto Rico y brindar el sustento a muchas familias”.

  

Agricultura se recupera

El Secretario del DA reconoció que habido recuperación tras el embate del huracán, pero hay unos sectores, muchos de ellos ubicados en la zona central, que requieren más tiempo para levantarse. El café es uno de ellos.

“Todos los sectores agrícolas han mostrado recuperación. Algunos han superado lo que era su producción antes del huracán. Tenemos más siembras de hortalizas, de farináceos, tenemos 100% y quizás un poco más de la producción de plátanos y guineos”, mencionó durante un recorrido que hizo con Es Noticia por varias fincas de la región sur.

Explicó que los “sectores que nos están dando problemas en renovar” son el café, las cítricas y la leche. El café y las cítricas a la espera del desarrollo de nuevos arbustos o poda y la leche porque el cambio en el patrón de consumo, el cual cambio la leche fresca por la UHT (cajitas).

Resaltó que habido crecimiento en la producción de hidropónicos; se organizó el sector de pequeños rumiantes y lograron la primera empresa que vende leche de cabra con las certificaciones necesarias. “Abrimos un matadero en Lajas para procesar cabros y ovejos”, resaltó.

 

Maquinaria que agiliza el trabajo

Los arbustos de café demorarán tres años en comenzar a producir no así muchos frutales que se mantuvieron en pie, como el caso de una finca de mangos que hay en Santa Isabel, la cual acaba de adquirir una maquinaria que facilita trasplantar árboles de mangos.

La agrónoma Petra Rivera, nacida y criada en ese municipio, explicó que una vez el árbol crece cierta altura necesita más espacio por lo que proceden a trasplantarlos.

La máquina hace el hueco donde será replantado, saca el árbol con raíces y tierra, y lo lleva al lugar donde desean plantarlo. El proceso toma unos minutos y el árbol se adapta en varias semanas.

“En la agricultura no hay limitaciones”, enfatizó Flores Ortega, cuya agencia no pudo ofrecer estadísticas sobre los productos que se cultivan en los pueblos del sur. “Donde únicos podemos fracasar es si el consumidor puertorriqueño no nos da la oportunidad de llevar ese producto”, dijo.

La compra de la maquinaria de trasplantar arboles fue con una combinación de fondos. Flores Ortega informó que los agricultores han recibido sobre $150 millones de seguros agrícolas y programas del DA y del Departamento de agricultura federal.

“Nos faltan como $200 millones por distribuir”, dijo sobre un programa federal dirigido a que los cultivos y diversos sectores agrícolas estén en igual o en mejores condiciones a las que se encontraban antes del huracán.