Agua: el líquido más preciado

 

El agua es el líquido más importante en nuestra vida. ¿Por qué? Además de ser necesaria para obtener alimentos y mantener una buena higiene, es el componente más importante de nuestro cuerpo ya que el 60% del mismo es agua. Así que hoy quiero aclarar la pregunta de cuánta agua es necesaria consumir y enumerar las razones por las que debemos consumirla en cantidades adecuadas.

Diariamente tienes que tomar 8 vasos de 8 onzas. Esa es la premisa que se repite vez tras vez. Sin embargo, la cantidad de agua que necesita cada persona es diferente.

Una persona con un estilo de vida sedentario no necesita tomar tanta agua como alguien que hace ejercicios.

Una persona que vive en un lugar cálido suda más por lo que necesita tomar más agua que quienes viven en lugares fríos.

Un paciente que necesita diálisis tampoco puede consumir la misma cantidad de agua que una persona sana ya que tiene que monitorear y limitar la cantidad de líquido que consume.

Por el contrario, personas con vómitos, diarreas, mujeres embarazadas y especialmente las madres que lactan necesitan aumentar al consumo de agua diaria para mantener su cuerpo hidratado.

 

Razones para consumir suficiente agua:

1. Ayuda a mantener la temperatura del cuerpo en lugares calientes ya que permite una sudoración adecuada para refrescar la piel.

2. Ayuda en el proceso de la digestión disminuyendo la posibilidad de padecer de estreñimiento.

3. Permite el desecho de las toxinas del cuerpo a través de la orina.

4. Permite que la piel se mantenga hidratada evitando que se rompa fácilmente, lo que puede llevar a infecciones.

5. Mantiene el cartílago de nuestras articulaciones en condiciones óptimas para amortiguar la fricción entre los huesos.

6. Ayuda a bajar de peso cuando la utilizas para sustituir el consumo de refrescos, jugos u otras bebidas altas en calorías y azúcar.

Por lo tanto, toma agua cada vez que tengas sed y cada vez que comas.

No olvides que el cuerpo también obtiene agua a través del consumo de frutas, vegetales, bebidas como té y leche. Si no sueles tener sed o tu orina es casi incolora lo más probable es que estés consumiendo la cantidad de agua suficiente para ti. Si por otro lado eres de las personas que no toma agua o toma muy poca, proponte a cambiar en este nuevo año. Es una meta que puede traerte muchos beneficios.

Feliz año nuevo a todos y no olviden que pueden escribirme a estureceta@gmail.com.

Hasta la próxima.