Aguas residuales salvaguardarían el Acuífero del Sur

Por Angelique Fragoso Quiñones

angelique.fragoso@esnoticiapr.com

 

Los altos niveles de sal en el Acuífero del Sur imposibilitan que sus aguas sean utilizadas para el consumo humano y para el riego de cultivos.

Ante esa realidad, expertos proponen el uso de aguas residuales -tratadas en la planta de tratamiento de Santa Isabel- para el riego de cultivos, algo que resguardaría el Acuífero del Sur.

“Se está metiendo el agua salada (al Acuífero) al punto que se van a tener que cerrar algunos pozos… ya que el ser humano no puede tomar agua que tenga más de 500 miligramos por litro de sal”, advirtió Carl Soderberg, exdirector de la EPA en Puerto Rico y el Caribe.

“Igual pasa con los cultivos, cuando el agua tiene sal, inclusive te puedes morir si lo consumes”, advirtió.

Explicó que el efluente de la planta de Santa Isabel está siendo desechado al mar por unos tubos de descarga submarina, recurso que se podría aprovechar para los terrenos cultivables que abundan en los pueblos costeros de Santa Isabel y Salinas

“Eso hay que fomentarlo porque sabemos todos que el Acuífero del Sur está en estado crítico, eso se sabía antes de la sequía del 2015”, señaló el también miembro de la Junta del Instituto de Agua y Salud de la Universidad Metropolitana (UMET).

Soderberg indicó –además- que el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales -en el 2014- realizó vistas públicas en los municipios del sur advirtiendo del estado crítico del Acuífero y de que había que buscar alternativas, entre ellas, reducir el agua que ahora mismo se sacan del Acuífero y no autorizar otro desarrollo que necesariamente tuviera que abastecerse de esas aguas.

 

Hidrólogo avala la propuesta

La propuesta de utilizar las aguas residuales de la planta de tratamiento de Santa Isabel para recargar el Acuífero del Sur no es nueva. El hidrólogo Gregory L. Morris propuso esa opción en la conferencia Reutilización de Aguas Residuales para la Agricultura, llevada a cabo en 2016.

En su ponencia –también- recomendó reusar esas aguas para regar follaje y cosechas similares. No obstante, explicó que para utilizarlas para regar cosechas de consumo directo, como los vegetales, sería necesario proveer filtración adicional, algo que subiría el costo de tratamiento.

A pesar de ello, entiende que es una alternativa que se debe considerar porque el problema de agua salina en el Acuífero requiere de atención inmediata.

 

Ayuda para los cultivos

La decana de Asuntos Ambientales de la UMET, María Calixta Ortiz, señaló que muchos países del mundo utilizan las aguas residuales para regar cultivos en tiempos de sequía, algo que no se hace en Puerto Rico y que se podría hacer sin ningún riesgo a la salud.

Indicó que se proyecta que en la Isla aumente la producción agrícola en un 145% por el interés de nuevos agricultores en integrarse a esta industria, lo que traería una demanda mayor de agua potable que no estaría disponible.

“En Puerto Rico hay cerca de 232 millones de galones diarios (mgd) que se lanzan al océano o a los ríos, de esos, 35 mgd se lanzan a los ríos, en algunas cuencas para aumentar el caudal, pero también puede ser utilizado en actividades como es la agricultura”, informó Ortiz.

Explicó que parte de esas aguas se reutilizan para fines industriales como es el caso de la planta generadora de energía Applied Energy System (AES), en Guayama, que la reúsa para enfriamiento. No obstante, no se utilizan para la agricultura por desconocimiento en cuanto a su seguridad y confiabilidad.

“Los cuatro factores que más preocupan a la comunidad son: primero la emoción, cómo me siento si es positiva o negativa con relación al reúso de agua; el otro factor es quién o qué agencia me insta para que yo reutilice el agua; el otro factor que influye es el riesgo a la salud”, mencionó la Decana sobre sus hallazgos en un estudio de percepción que realizó durante la conferencia que se realizó el año pasado sobre el tema.

Ortiz dijo que ya existen unas guías de la EPA y de la Organización Mundial de la Salud para aquellos agricultores que desean cultivar con aguas residuales de una manera segura.

La experta en asuntos ambientales destacó que “hay unos factores de cambio climático que están por ahí amenazando y hay unos patrones de lluvia que, de momento tenemos unas lluvias extremas y de momento tenemos poca lluvia. Estos factores climáticos nos instan a que miremos estas alternativas”.

Deja un comentario

*