Agudiza la crisis fiscal en el municipio de Ponce

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

La administración de María Meléndez Altieri se propone aprobar esta noche una Ordenanza para declarar un estado de emergencia fiscal en las finanzas municipales.

“Los esfuerzos que hemos hecho para reducir los gastos y contrataciones y allegar nuevos desarrollos económicos no son suficientes para los retos fiscales que crea la Junta de Supervisión Fiscal, la que afectará a Ponce”, expresó Meléndez Altieri al anunciar la Ordenanza Municipal.

No obstante, la Ordenanza ni el mensaje que colocó en las redes sociales especifica cuánto dinero esperan economizar con esta medida ni cuál ha sido el ahorro con la reducción -a la mitad- de la jornada de trabajo de los empleados municipales, establecida hace varios años.

Meléndez Altieri señaló que, durante el pasado cuatrienio, cuando el Gobierno central era de un partido político distinto al de ella, “estrangularon” la Ciudad con decisiones gubernamentales.

El déficit acumulado del municipio de Ponce, al cierre del año fiscal 2014-15 alcanzaba los $38.8 millones y la nómina ronda los 2,515 empleados, según informa la Oficina del Contralor.

“Ponce se ha visto en la obligación de adoptar medidas de austeridad fiscal para atender la deteriorada situación económica, que fue severamente incrementada por las acciones y medidas aprobadas por la pasada administración del Gobierno central”, señala la Ordenanza, en cuyos Por Cuanto enfatiza la situación financiera del Gobierno central.

“Desde el 2006, por motivo de la crisis económica que azota el país, el municipio de Ponce ha dejado de percibir cerca de $15,696,855 en recaudos”, reza el documento. “La proyección para el 2017 es que la pérdida de recaudos rondará en los $6 millones (adicionales)”, señaló la Alcaldesa al justificar la medida. 

La Ordenanza establece o permite que la alcaldesa pueda:

–        Aprobar ordenes ejecutivas para establecer prioridad en el desembolso de fondos y limitar, posponer o suspender pagos.

–        Paralización de las gestiones de cobro contra el municipio incluyendo las que pudieran ser requeridas por ‘PROMESA’.

–        Renegociar términos y condiciones de pago de obligaciones, sentencias, planes de pago, préstamos, líneas de crédito y empréstitos, entre otros.

–        Evaluación de contratos para ser rescindidos o modificados.

–        El municipio solo podrá utilizar las partidas destinada a gastos operacionales.

–        No habrá contratación de nuevos empleados y congelación de plazas vacantes.

–        No realizarán transacción de personal que conlleve aumentos salariales.

–        Congela la partida asignada para donativos.

–        Cero uso de facilidades municipales libre de costos para entidades con o sin fines de lucro.

–        Regulación del alquiler de los centros comunales.

–        Tomar medidas para promover empleo, atraer inversión, desarrollar economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.