Al escoger las gotas

Por Jeannette Pérez Pierantoni, PharmD

 

Cuando tienes alguna molestia en los ojos u oídos, se utilizan gotas para atacar el problema. En ambos casos, se pueden conseguir medicamentos con o sin receta. Al momento de escoger gotas que no necesiten receta médica, es necesario que tengas cierta información para que puedas escoger el producto correcto. Además, es buena idea que te informes sobre la forma correcta de administrarlos para que le saques el mayor provecho. Hay molestias que puedes tratar de atender antes de llegar a la oficina de un médico.

¿Cómo decidir cuáles son las gotas adecuadas?

1.Las gotas lubricantes sirven para aliviar la resequedad en los ojos. Hay distintas marcas, pero notarás que la caja dice “lubricant drops” o “dry eye”.

2.Para aliviar alergias puedes utilizar gotas sin receta como Naphcon A®, Opcon A®, Zaditor® (Ketotifen), Visine A®.

3.En el caso de enrojecimiento en los ojos puedes usar gotas con algún tipo de astringente como la Visine AC®.

4.En el caso de los oídos, puedes conseguir gotas para remover el cerumen. Si necesitas este tipo de tratamiento, busca los productos que digan “earwax remover”.

5.Si tu problema es que luego de ir a la playa o piscina, sientes que tienes agua en el oído, hay gotas que le ayudan a eliminar este problema. Algunas de ellas son el Auro Dri® o Swim-EAR®.

¿Cómo debes aplicar las gotas de forma correcta?

1.Inclina la cabeza hacia atrás y hala suave el párpado inferior para hacer un pequeño espacio entre la piel y el ojo.

2.Al aplicar la gota, no permitas que el aplicador de la botella tenga contacto con el ojo para que no se contamine.

3.Luego de aplicar la gota, cierra el ojo y mantenlo así por dos minutos. No parpadees para que la gota se mantenga en el ojo.

4.Si vas a utilizar más de un tipo de gotas, espera de tres a 5 minutos entre una y otra.

5.Si usas lentes de contacto y las gotas no especifican que se pueden usar con los mismos, asegúrate de quitártelos primero.

6.Al aplicarte gotas en los oídos, debes mantener la cabeza inclinada por varios minutos para asegurar que no se salga del oído sin haber llegado a hacer su función.

Cuando vayas a utilizar alguna gota que diga que es una suspensión, es importante que la agites antes de usarla. Esto es necesario para distribuir el producto y administrar la cantidad correcta. Además, debes saber que las gotas oftálmicas pueden utilizarse en los oídos, pero no al revés. Así que, si notas que al recoger tus medicamentos la caja de las gotas dice que es para los ojos, pero tu problema es en los oídos, no te preocupes y úsalas. Si tienes alguna duda o sugerencias puedes escribir a estureceta@gmail.com.

Deja un comentario

*