Alcalde de Guánica tilda a la AEE de ineficiente

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El alcalde de Guánica, Santos Seda, advirtió al Gobierno que podrían perder hasta 250 empleos directos en el sector del turismo debido a que los hoteles y negocios de ese pueblo llevan cerca de 90 días sin servicio de energía eléctrica.

“Realmente ya es insostenible. La situación no solo afecta a parte de nuestra población, al mantener siete barrios y sectores sin servicio eléctrico, sino que nuestra actividad económica y turística ha sido golpeada por la lentitud con la que la corporación pública ha actuado”, expresó el Alcalde acompañado por un grupo de dueños de negocios.

“Como Alcalde de este pueblo me siento discriminado. Siento discrimen por parte la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y quienes la están dirigiendo”, subrayó el ejecutivo municipal en conferencia de prensa.

Alcalde de Guánica, Santos Seda, alega discrimen por parte de la AEE.

“Habido ineficiencia, habido ineptitud y sobre todo, no se ha respetado una política pública de nuestro Gobernador de atender el comercio”, abundó.

“Tenemos el riesgo que 250 empleos de Guánica se pierdan por ineficiencia y por la lentitud”, dijo en referencia a la falta de servicios de la AEE. Señaló que sobre 200 estudiantes también están afectados por la falta de este servicio.

Explicó que la brigada que la AEE asignó a Guánica ha sido relocalizada en otros municipios por varios días, mientras que las brigadas que llegaron de los Estados Unidos, “nunca han sido vistas” en ese pueblo. Alegó que solo siete empleados de la AEE están trabajando en Guánica.

Resaltó que el barrio Magueyes, el sector Alturas de Bélgica, el barrio Arenas, Fraternidad, Vivones, la carretera PR 116, y el sector San Jacinto, donde está ubicado el Hotel Copa Marina además de otras hospederías y lugares de actividad turística, como el terminal de lanchas que transportan hacia Cayo Aurora, aún permanecen sin servicio.

“Allí, además de cientos de familias que necesitan el servicio, hay comercios cuya actividad económica ha decaído tanto que han enfrentado más gastos que ganancias y algunos han considerado cerrar sus puertas”, dijo.

Destacó que algunos comerciantes han llegado a gastar hasta $5,300 en diésel y que otros han tenido que reducir el horario de servicio por no tener dinero para hacer ese gasto.

Wilson Morales, propietario de la gasolinera Puma, ubicada en la carretera PR 116, explicó en “la ATH que está afuera, ya el Banco Popular me dijo que hasta que no haya luz, no la va a poner a funcionar. Adentro, tampoco se puede pagar con ATH, ni hacer recargas (de teléfono). No puedo vender limbers ni helados, porque se dañan. El equipo se está afectando. He tenido que mandar a reparar dos neveras”.

Mientras, Lizbeth Lugo, propietaria del Laboratorio Clínico La 116, ubicado en el mini centro comercial, tuvo que reducir la jornada de trabajo a sus empleados. “He tenido que referir pruebas a otros laboratorios para que no se dañen las muestras, el consumo del generador representa un gasto enorme”, indicó.

Las hospederías Mary Lee by the Sea, Island View y el Hotel Copa Marina, cuyo personal asciende a 200 empleados, también han sido afectadas, mencionó el Alcalde, quien sumó a esos negocios barberías, colmados, cash and carry, centros de pintado de autos, de inspección de vehículos de motor, negocios de entretenimiento, de venta de teléfonos celulares, garajes de gasolina y una clínica veterinaria.