Alegan casos de influenza están por debajo a los reportados otros años

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

Los casos de influenza en Puerto Rico lograron alejarse aún más del promedio histórico, colocándose por debajo de los niveles reportados durante los pasados cinco años para esta misma fecha, según trascendió en el informe semanal de vigilancia de esta enfermedad que emite el Departamento de Salud.

“Los bajos niveles en los casos confirmados de influenza concuerdan con los altos índices de vacunación que hemos registrado durante esta temporada. Esto evidencia la eficacia de la vacuna y de los esfuerzos que hemos empleado desde nuestra agencia y que han sido reciamente promovidos por la administración del gobernador Ricardo Rosselló. No obstante, esto no significa que no haya existencia de la influenza en el país, por lo que si aún no se ha vacunado, debe salir a hacerlo”, recalcó Rafael Rodríguez Mercado, secretario de Salud.

El informe más reciente es el de la semana 6, que cubre del 3 al 9 de febrero de 2019, en el cual se confirmaron 1,240 contagios nuevos para un total de 22,887 casos de influenza en toda la temporada actual.

Durante la temporada pasada, para esta misma fecha, el informe arrojó un total de 2,197 personas contagiadas, lo que significa que las iniciativas promovidas por el Departamento de Salud lograron 957 contagios menos en comparación con la temporada anterior.

En relación a nuevas muertes por influenza, Carmen Deseda, epidemióloga del Estado, indicó que no han tenido ninguna confirmada, pero que, “aún así, nuestro llamado sigue siendo a la vacunación y que particularmente, los niños de seis meses a nueve años, mujeres embarazadas y lactantes, adultos mayores, y personas con condiciones crónicas de salud, se protejan con la misma, ya que son ellos los que están en mayor riesgo”.

Durante la temporada de influenza 2016-2017 se reportaron 14 muertes, mientras que en la pasada temporada 2017-2018 fueron 10. Hasta la fecha, Salud ha confirmado tres muertes, todas de personas con comorbilidades y que no habían sido vacunadas.