Alivio en las manos del quiropráctico

Angelique Fragoso Quiñones

angelique.fragoso@esnoticiapr.com

 

Normalmente las personas van al quiropráctico porque les duele el cuello o la espalda, pero hay muchas condiciones que se pueden aliviar o controlar a través de esta rama alternativa de la salud.

Entre esas condiciones se encuentran la migraña, los dolores musculares, la fibromialgia, esclerosis múltiple e incluso algunas clases de asma, indicó el quiropráctico Luis Martínez Vega.

“Nos especializamos en estudiar el sistema nervioso-muscular-esqueletal; para nosotros el sistema nervioso es el más importante; ese comanda a los demás, si ese trabaja mal, los demás trabajan peor”, aseguró el especialista.

Destacó que la persona no tiene que esperar a sentirse mal para ir al quiropráctico.  “No hay contraindicación para el ajuste (de vertebras) excepto si eres paciente de osteoporosis, tienes fractura o que la persona no quiera”, detalló.

“Un clásico es la migraña; se toman la farmacia completa y no se mejoran, están tan llenos de medicamentos que no le trabajan. Si usan la parte alternativa tendrán un gran alivio, calidad de vida y cuando vuelva a tomar medicamentos le trabajarán mejor”, aseguró Martínez Vega, quien cada 15 días se realiza un ajuste quiropráctico de modo preventivo.

 

Reduce la medicación

Martínez Vega informó que los quiroprácticos no recetan medicamentos, al contrario, utilizan sus manos para aliviar y controlar síntomas que ayuden al paciente a eliminar el consumo de medicamentos innecesarios.

“La persona no se debe automedicar. Cuando comiencen los problemas venga al quiropráctico de modo preventivo; no espere a que se ponga peor; un dolorcito tonto puede convertirse en una pesadilla”, advirtió.

Indicó que al momento de decidirse por este tratamiento alternativo, el quiropráctico le evaluará su caso por medio de una entrevista y a partir de las necesidades del paciente realizará estudios más específicos como radiografías, MRI o placas.

Explicó que “lo más que ayuda es la entrevista a la persona; hay personas que le duele hasta el pelo y la radiografía dice que todo está bien, pero la postura también nos dice cómo está el cuerpo”.

Existen varias técnicas para realizar el ajuste quiropráctico. “El clásico es el ajuste óseo que se hace con las manos, una presión precisa en el área con instrumentos y en algunos casos se usa la electricidad”, mencionó.

El quiropráctico señaló que la técnica y el ángulo en que se usan las manos o los dedos para mover los huesos -en específico las vértebras- van a depender de la necesidad de cada persona.

Martínez Vega explicó que en su práctica privada combina el ajuste quiropráctico con el masaje terapéutico sumado a ejercicios en la casa para acelerar el proceso de sanación.

 

Técnicas especializadas

Martínez Vega estudió -por los pasados cinco años- el Brain Based Therapy o BBT, una técnica enfocada en el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso.

Esta técnica incluye: ajustes unilaterales, oxigenoterapia, auriculoterapia, estimulación visual, olfativa, auditiva, ejercicios visuales, terapia de balance, estimulación calórica, láser frío, entre otros.

El BBT puede beneficiar a: pacientes con dolores crónicos de espalda, cuello, piernas, hombros, brazos y ciáticas; pacientes con estenosis espinal, síndrome de cirugía de espalda, túnel carpiano, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, neuropatía periferal, migraña, falta de sueño, rehabilitación de derrames; y para mejorar la calidad de vida.

Para más información sobre neurología funcional puede comunicarse al 787-989-4798.

Deja un comentario

*