“Allá viene el temporal”

Señal de los Tiempos – Parte 2

Nos distingue el clima tropical.  Lo han plasmado en cánticos populares, en cuentos, leyendas y novelas.  Tenemos el privilegio de gozar de un clima apenas cambiante durante el año.  Pero por nuestra posición geográfica, también, estamos vulnerables ante eventos naturales como huracanes, temblores y terremotos.  En esta ocasión me centraré en el primero.

Para empezar, la temperatura promedio del país es de 78º F aproximadamente.  Sin embargo, durante las pasadas semanas –y años- hemos experimentado temperaturas mucho más altas. Algunas regiones han registrado temperaturas sobre los 100º F. Es importante destacar que estas temperaturas altas no necesariamente se manifiestan durante los meses de verano.

Según el Consejo de Cambio Climático de Puerto Rico (CCCPR) la temperatura del país y del Caribe irá en aumento.  No solo en cuanto a días calurosos sino, también, en la cantidad de días de lluvia.

Esos vaivenes atmosféricos laceran directamente la flora, la fauna, la agricultura y, por ende, nosotros/as.  Por tanto, el calentamiento global en la isla es un fenómeno real y tangible.  Su principal testigo es la erosión de nuestras costas.

Para la década del 1970, las grandes industrias petroleras conocían las consecuencias de sus actos contra el clima.

Según la investigación realizada por InsideClimate News, Exxon: The Road Not Taken, la gigante ExxonMobil había recibido advertencias de sus propios científicos sobre los efectos irreversibles que ocasionaban sus prácticas.

Una de las más escandalosas fue la experimentación con CO2 de sus tanques de petróleo para desarrollar modelos de cambio climatológico que anticiparan el aumento del nivel del mar.

Los científicos manifestaron que tenemos gran influencia en el cambio climático por medio de la quema de combustibles fósiles.  Peor aún, éstos advirtieron que teníamos una ventana de 5 a 10 años antes de tomar decisiones drásticas sobre la producción de energía.  Eso fue en el 1978.

Como respuesta, ExxonMobil había invertido sistemáticamente sobre $30 millones en propagar duda sobre las causas del cambio climático.

La campaña de desinformación, provocó que perdiéramos décadas para atender el fenómeno y tomáramos acciones concretas hacia la producción de energía limpia y renovable.

Como dato interesante, quien fuera gerente general de Exxon USA para ese entonces, ocupa hoy la silla de Secretario de Estado de la administración Trump, el Sr. Rex Tillerson.

El calentamiento global ya ha hecho estragos en distintas partes del mundo.  Un terrible síntoma es la blancura que ocupa una quinta parte de la Gran Barrera de Coral al nordeste de Australia.  Esto se debe a las altas temperaturas registradas y acidez en los océanos.

En nuestra isla, muchos hábitats se han perdido debido al alza del mar poniendo, también, en peligro, ríos y  playas. Aunque suene alarmante –y lo es-, climatólogos insisten que el tiempo que disponemos para evitar eventos catastróficos debido a las emisiones de carbono, es muy poco.  Por tanto, urge que políticos junto a organizaciones socio-ecológicas se unan para discutir el tema y poner en marcha planes para desacelerar el calentamiento global.

La fuerza y magnitud de huracanes como Andrew (1992), Gilbert (1988), Hugo (1989), Harvey e Irma (2017), Katrina (2005), Mitch (1998) y Sandy (2012) sirven de ejemplos ante la potencia catastrófica del calentamiento global.  Asimismo, las inundaciones, terremotos y tornados no son eventos aislados a los huracanes.

El mundo está enviando señales innegables sobre el calentamiento global y nos toca reflexionar cuánto contribuimos a ello.  Espero que las lecciones tras el paso de estos fenómenos nos sirvan para atender los síntomas alarmantes de un planeta asfixiado.

La presente es la segunda de tres propuestas sobre la alimentación sustentable, pobreza y cambio climático, temas trascendentales y muy pertinentes para nuestros tiempos. Me puedes escribir a: puntocpr@gmail.com. Lo invito a que me siga en @puntocpr en Facebook y Twitter.