Aseguran hay cenizas de carbón en Jardín Botánico de Caguas

Por Cyber News

 

Al menos 13 municipios han recibido el impacto directo de las cenizas de carbón de la planta Applied Energy Services (AES) de Guayama, las cuales contienen altos niveles de arsénico, según un estudio comisionado por la entidad Earthjustice, organización de derecho ambiental con sede en la Florida y el Colegio de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico.

“Este listado de pueblos donde se depositó  y el año que se depositó, la propia AES lo proveyó al Senado hace unos años a petición del Senado. Pero ellos (AES) no han dicho específicamente a donde fueron a parar esas cenizas, por ejemplo en San Juan. AES no ha dado detalles donde específicamente (se depositaron cenizas de carbón) en San Juan, Dorado, Toa Alta, Juncos, Mayagüez, en Caguas», dijo Víctor Alvarado en conferencia de prensa. 

«Pero en Caguas, sabemos que específicamente en el Jardín Botánico se enterraron cenizas de carbón. Tenemos una carta de los biólogos que se encontraban en ese momento ahí y estaban tratando de que no se hiciera, pero se hizo. Pero no sabíamos que en la barriada Morales, debajo de las residencias también hay cenizas», añadió.

Además señalaron que depositaron cenizas en Humacao, Arroyo (en este caso se utilizaron cenizas como relleno para construir un centro comercial), Guayama, Salinas, Santa Isabel, Coamo,  Ponce y  Peñuelas. Esas cenizas de carbón se utilizaron en el periodo del 2004 al 2014 como relleno en esos pueblos para construir urbanizaciones y caminos, según indicó el grupo.

Explicaron que en algunos casos se utilizaron de 9 a 10 pies de ceniza para rellenar zonas inundables y poder construir.

El estudio incluyó muestras de cenizas en la urbanización Parque Gabriela y Ranchos de Guayama, en Salinas, así como el Conector Dulces Sueños, en Guayama. Las muestras revelaron niveles de arsénico entre 6 y 15 partes por millón, informaron.

Domingo Cáceres Ortiz, integrante del Colegio de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico, esas lecturas representan de 9 a 22 veces por encima del nivel de seguridad establecido por la EPA para suelos residenciales; y dos a cinco veces más el nivel considerado seguro para el suelo en propiedades industriales. 

“Muchos de estos metales pesados (el primer síntoma) te va a empezar con problemas neurológicos, como temblores, calambres en la piel. Hay enfermedades relacionadas a los neurotóxicos como el Parkinson y el Alzheimer. El problema con estos niveles es que exposición es prolongada. Y mientras más pasa el tiempo, más exposición tenemos, sobre todo en los niños y más riesgo de desarrollar enfermedades en el futuro. Ese es el problema de Salud Pública», indicó Cáceres Ortiz, quien señaló que la exposición a ese material se refleja con erupciones en la piel y/o picor. 

De otra parte, la licenciada Laura Beatriz Arroyo, de la organización Earth Justice, señaló que la montaña de cenizas sin tapar de Guayama de AES (que estiman en 440,000 toneladas) es la más grande encontrada en Estados Unidos y/o sus territorios. La segunda se encuentra en el estado de Alaska y se estima en 11 mil toneladas. 

La entidad solicitó que la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA) realizar vistas públicas en Puerto Rico. No obstante, la EPA determinó realizar una vista pública el 2 de octubre en Washington, D.C.

A raíz del hallazgo del estudio, el colectivo Resistencia contra la quema de carbón y sus cenizas tóxicas (Resistencia RCC), junto con representantes del Colegio de Médicos y Cirujanos realizarán una manifestación el sábado 24 de agosto a la 10:00 am. frente a las instalaciones de AES, para exigir el cierre total de la facilidad.

También solicitaron al Gobierno que suspendan las negociaciones de contratos nuevos con AES o sus empresas afiliadas; el monitoreo y descontaminación de todas las áreas afectadas por el depósito de las cenizas y que se le exija a AES asumir los costos de mitigación y compensar por daños a todas las comunidades afectadas.

El grupo emplazó a la gobernadora Wanda Vázquez Garced a que tome acción para prohibir la quema de carbón, el depósito y uso de las cenizas de carbón en Puerto Rico.