Ayuda al necesitado en el corazón de Guilarte

El pastor William Santiago Pérez fundó el Centro de Rehabilitación Oasis del Espíritu, Alma y Cuerpo, en el barrio Guilarte, en Adjuntas.

Por Angelique Fragoso Quiñones

redaccion@esnoticiapr.com

 

ADJUNTAS – La esperanza de restaurar la vida de aquellos que han caído en la adicción a las drogas, el alcohol o que viven desamparadas en las calles movió al pastor William Santiago Pérez a dedicarse por los pasados 23 años a esta población. 

“Estaba en una iglesia donde tenían un hogar de rehabilitación y empecé a prestar servicios voluntarios y ahí empezó a nacer esta pasión”, dijo sobre cómo nació su deseo de ayudar a las personas adictas o sin hogar.

Esa inquietud le llevó, una vez cerrado dicho hogar, a permanecer en la iglesia y ayudar a los muchachos a localizar algún otro lugar que los pudiera acoger y brindarles servicios.

En el 2009 consiguió un terreno que pertenecía a la Autoridad de Tierras, esto en el barrio Guilarte, en Adjuntas,  el que utilizó para establecer el Centro de Rehabilitación Oasis del Espíritu, Alma y Cuerpo.

“Estaba lleno de maleza y poquito a poco los vecinos comenzaron a ayudarnos”, indicó Santiago Pérez. Narró que comenzaron con una carpa hasta que poco a poco consiguieron los permisos y construyeron el hogar y la iglesia.

Luego de retirarse del trabajo, hace cinco años, tras casi tres décadas como vigilante del bosque Guilarte, se dedica por completo, con la ayuda de su esposa y sus hijos, a rehabilitar a hombres que caen en diversas adicciones.

Aclaró que “no es coger un muchacho y vestirlo bien, ponerle una manga larga y un pantalón lindo y hacerle un recorte o engordarlo, es trabajar con ese corazón, con esos pensamientos negativos, esa vida pasada”.

Esta labor la realiza sin devengar dinero y con ayuda de voluntarios de la Iglesia que costean en gran parte los gastos del hogar. En éste sacian las necesidades básicas y espirituales de los participantes y se les coordina las citas médicas con especialistas que atiendan aquellas condiciones físicas o emocionales que requieran terapia o medicalización. 

Santiago Pérez dijo que el primer requisito para entrar al hogar es tener el deseo de cambiar y que, aunque se les pide que hagan el compromiso de permanecer un año, nunca se les obliga.

Santiago Pérez explicó que la mayoría de los participantes están faltos de amor porque muchos vienen de hogares disfuncionales donde alguno de los padres fue adicto o donde había un patrón de maltrato.

Este Centro de Rehabilitación tiene espacio para alojar a 11 hombres y para atender las necesidades básicas de alimento, higiene y ropa de 10 a 12 hombres adicionales.

Hasta el momento siete participantes han logrado culminar el año de rehabilitación: dos de Adjuntas, dos de Santa Isabel, uno de Jayuya, uno que se casó y actualmente reside en Estados Unidos y uno de Peñuelas que logró establecer su propio negocio.

Informó que “el resto está preso, hay algunos que se van y vuelven a lo mismo y recibo la noticia de que los asesinan; por lo menos la alegría que tengo es que todo el que ha llegado se le ha dado la mano”.

“Me apasiona esto, a veces digo, no voy más nada Señor, uno trata de ayudarlos y se quedan en el camino; me he frustrado muchas veces al no ver frutos, pero de momento viene el Señor otra vez y me dice dale pa’ lante y me levanto con ánimo”, expresó emocionado.

Aseguró que “aún en medio de la frustración, no ha habido un día que me haya levantado sin esa pasión aun sin tener ingreso, porque no cobramos, no hay un sueldo. Al contrario, lo poquito que ganamos tenemos que invertirlo”, indicó el pastor. Además de las labores que realiza Santiago Pérez dentro del hogar, en ocasiones se adentra a las calles de algunos residenciales públicos para llevar alimentos y ropa.

El Centro de Rehabilitación Oasis del Espíritu, Alma y Cuerpo ha impactado principalmente personas de Adjuntas, Utuado, Jayuya, Villalba, Lares y Ponce. Está localizado en la carretera 131 km. 3.1 en el barrio Guilarte, en Adjuntas.

Las personas que quieran colaborar con esta causa o necesiten de los servicios que ofrece el centro pueden comunicarse al 939-247-6825 o al 787-829-1263.

Deja un comentario

*