La Maleta

 

Soy una experta en hacer maletas. Desde que salí de Ponce a estudiar en San Juan a mis 17 años, me he mudado demasiadas veces. Con cada destino he perdido o sumado motetes; de ahí que me autoproclamé experta. El arte de hacer una maleta consiste en llevar siempre lo necesario para lo calculado y lo imprevisto. Pero literal y metafóricamente, ¿quién sabe qué sorpresas depara el destino?

Desde hace unos meses mis maletas permanecen en el clóset. No voy a ningún lado. Decidí regresar a Puerto Rico tras pasar demasiado frío en tierras gallegas y estadounidenses. En Santiago de Compostela cursé mi maestría y doctorado en Literatura, y también estuve una buena temporada en Madrid completando otra maestría. Tres años después me trasladé a la Universidad de Notre Dame en Indiana y allí tomé cursos doctorales. Estudiar en países extranjeros ha sido la experiencia más trascendental en mi vida hasta el momento, y no precisamente por el prestigio o el título académico. Más bien, el estar afuera me permitió descubrirme caribeña y antillana, en la diversidad no me perdí sino que me encontré. Creo que por eso mi acento nunca cambió. Y a pesar de que tuve roommates turcas, venezolanas, panameñas, españolas y bostonianas, sigo arrastrando la ‘rr’ cuando pido arroz o me monto en el carro.

No sé qué me guarda el destino en la Isla. Pero sé que la Isla siempre me aguarda y guarda para mí lo indispensable. Esta Isla es mi maleta más valiosa. En ella está mi memoria. Por eso me la he llevado a todas partes. Tanto así que en la diáspora no pude ser más que una isla. Sí, mis pies tocaban tierras extranjeras pero mi mente flotaba por el espacio queriendo siempre estar del lado de acá, no allá.

Ahora desde el interior me dedico a ordenar la memoria, la que me llevé y la que traje, la calculada y la imprevista. ¿Qué memorias puede tener una escritora y profesora de Español de 27 años? ¡Muchas! Porque la memoria nunca es únicamente individual. La memoria es colectiva, multidireccional, compartida. Es lo que se ve, lo que se escucha, lo que se descubre.

En este espacio virtual, y sureño como yo, las compartiré con ustedes. Acompáñenme a (des)hacer la maleta.

2 comments

Muy buen artículo Anuchka
Me encanta cuando has dicho que en la diversidad te encontraste. A mi me ha pasado igual.
Soy boricua como tu y ahora vivo en Madrid

saludos

Kathy

Deja un comentario

*