Brownfields: estorbos públicos industriales

En Puerto Rico abundan las propiedades vacantes o abandonadas y muchas de ellas constituyen un ‘estorbo público’ que, de ser éstos impactados y bien utilizados por los municipios con los recursos que existen, pueden crear desarrollo socioeconómico a largo plazo. Es cuestión de que quienes poseen el poder tengan la voluntad, visión e interés necesarios además del personal con la capacidad, vocación y pasión requeridos para que cualquier proyecto sea un éxito.

En esta ocasión estaré abordando de los estorbos públicos con mayor probabilidad de re desarrollo: las propiedades industriales y comerciales abandonadas con contaminantes y/o que por su estado de abandono representan un riesgo de salud y seguridad a la comunidad donde ubican.

En Estados Unidos a estas propiedades la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) las llama ‘Brownfields’: propiedad cuya expansión, reutilización o revitalización puede verse afectada por la presencia o la posible presencia de sustancias peligrosas o contaminantes.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a una conferencia ofrecida por el Center for Creative Land Recycling en coordinación con la agencia federal de protección ambiental conocida como EPA por sus siglas en inglés, en la Escuela de Arquitectura de la PUCPR.

La conferencia se centró en los fondos federales y ayudas disponibles a municipios y entidades sin fines de lucro para el re desarrollo de los Brownfields.

Sin lugar a dudas, fue una experiencia edificante y aleccionadora. Y, aunque tenía una noción de lo que se puede lograr con ése tipo de propiedad, la información obtenida expandió esa noción y le dio alas a la visión que tengo de cómo podemos re utilizar este tipo de propiedad en beneficio de todos.

Deben saber que limpiar y reutilizar propiedades contaminadas puede proteger el medio ambiente, revitalizar las comunidades, acelerar la economía local, preservar las zonas verdes y prevenir el crecimiento urbano desmedido que tanto problema ocasiona en épocas de desastres naturales.

Los proyectos para la reutilización de tierras que respalda tanto la EPA como otras agencias federales son aquellas que brinden el mayor beneficio a las comunidades locales: desde crear parques públicos y restaurar los ecosistemas locales hasta proyectos de reurbanización comercial, residencial e industrial de uso mixto.

Los esfuerzos y programas de la EPA enfatizan el tomar en cuenta la reutilización anticipada de las propiedades antes de y durante la evaluación además de que la limpieza debería ser un aspecto integral de las decisiones sobre la revitalización del sitio. Para ello cuentan no sólo con los grants (becas) competitivos sino con programas de asesoría y asistencia técnica que sólo requieren que se someta una solicitud y que el solicitante sea gobierno municipal (local), una entidad sin fines de lucro o un conjunto de ambos con un proyecto ya delineado.

Estos programas de asesoría y asistencia no requieren fondos pareo del solicitante y son una herramienta esencial a la hora de economizar en las evaluaciones ambientales preliminares a la concreción de un proyecto de redesarrollo ahorrándole miles de dólares a la entidad solicitante. 

Además de los fondos para Brownfields de la EPA existen otros fondos y subvenciones a través de otras agencias federales como lo es la Agencia Federal de Agricultura (USDA) para la recuperación y revitalización de las comunidades. Fondos y ayudas que no se limitan a los CBDG-DR ni a fondos federales únicamente y que, con proyectos realistas y propuestas estratégicamente presentadas pueden redundar en atraer nuevas industrias que creen empleos, en crear espacios amigables al medioambiente e incluso en reducir focos de enfermedades y criminalidad.

En la próxima columna iré específicamente sobre los fondos disponibles para Brownfields y desarrollo comunitario. Una vez más, los invito a ser luz en la obscuridad.  Si a usted le ha resultado útil esta información, ¡comparta esta columna con sus amigos y en las redes! 

Si tiene dudas, preguntas o una sugerencia para temas futuros, escriban a criticaoculuspr@gmail.com. ¡Hasta la próxima luz!