Buscan dinero para pagarle a bomberos

Al menos 41 bomberos se quedarían sin contrato a partir del 15 de diciembre. (Archivo)

Por CyberNews

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares ordenó a la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) a utilizar ahorros dentro del Departamento de Seguridad Pública (DSP) para cubrir los gastos de nómina de los 41 bomberos que están actualmente trabajando bajo el programa federal Staffing for Adequate Fire and Emergency Response Grants (SAFER).

Originalmente eran 50 bomberos reclutados por este programa, pero nueve han cesado labores.

“Hemos solicitado por meses a la Junta de Control Fiscal (JCF) los fondos necesarios para mantener estos bomberos que tan importante son para nuestra seguridad. De hecho, hemos identificado la partida para sufragar esta necesidad fiscal. No tenemos contestación de la JCF aún y no puedo poner en riesgo a nuestro pueblo. Ayer vimos una emergencia que está siendo atendida por nuestros héroes en el Negociado de Bomberos”, afirmó el primer ejecutivo en declaraciones escritas.

Rosselló se refirió al fuego de grandes proporciones que se desató en la empresa de reciclaje JJW Corp., en Carolina, que exigió la intervención de bomberos de los pueblos de Carolina, Cánovas, Río Grande, Río Piedras y San Juan.

Los 41 bomberos reclutados bajo el programa SAFER se quedarían sin contrato a partir del 15 de diciembre pues el programa federal no permite retenerlos con estos fondos federales.

El gobernador señaló que “desde el 2008 hemos visto una merma (de 170) en los bomberos activos, y actualmente tenemos 1,334 bomberos. Perder estos 41 bomberos atentaría con la estabilidad del Negociado de Bomberos y con nuestra capacidad para velar por la seguridad de todo nuestro pueblo. No puedo permitir eso”.

A estos efectos, se retendrán estos bomberos con un impacto de nómina de cerca de $500,000  al 30 de junio de 2019.

Rosselló insistió en que “hacemos un llamado a la JCF para atender los problemas fiscales causados por el presupuesto que aprobaron. El Negociado de Bomberos, como otras agencias de seguridad, no tienen los fondos asignados necesarios para sus gastos. La seguridad de nuestra gente no puede arriesgarse y ponerse en juego. Hemos identificado las partidas para asignar los fondos necesarios para atender esta grave situación, pero necesitamos que la JCF actúe en la misma dirección”.