Cada camino tiene su destino

Por Gil Rosario Ramos, Maed

 

Hace unos años ofrecí una charla a un grupo de estudiantes de sexto grado de la zona urbana de Lares sobre la toma de decisiones.

Al terminar les pregunté qué se llevaban de aquella experiencia y qué les había parecido.

Cada uno fue expresando su opinión con mucho entusiasmo, especialmente porque había utilizado el sentido del humor.

Pero quién me dejó especialmente impactado fue el jovencito Rafael Alejandro Martínez, quien dijo lo siguiente: “Salgo de aquí convencido de que cada camino tiene su destino”.

Le animé a darnos un ejemplo de esas certeras palabras que este servidor no había utilizado durante la exposición. Con admirable aplomo nos dijo:

“Sencillo, si yo salgo de aquí hasta la carretera 110 y doblo a la derecha llegaré al centro del pueblo y si doblo a la izquierda me conducirá a Moca. Si lo aplicó a la vida, si yo elijo el camino de las drogas me conducirá a la muerte. Si elijo el bien, mi vida será de éxito”.

No está demás decirle que sus compañeros le dieron un sonado aplauso.

El mensaje es simple, tu eres el resultado de tus decisiones, del ejercicio de tu libertad, de lo que un día elegiste, porque cada camino tiene su destino.

Deja un comentario

*