Cambia la conducta de los consumidores

Por Sandra Caquías Cruz

sandra.caquias@esnoticiapr.com

FAJARDO – El gasto mensual que hacen los consumidores en la compra de alimentos ha disminuido $155 en los pasados cinco años, según revela el estudio Radiografía del Consumidor 2016 publicado ayer por la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA).

La reducción mayor de ese gasto ocurrió entre el 2014 y 2015 y este año los números revelaron que esa tendencia continúa. Esta merma en la compra de alimentos evidencia que el consumidor ha cambiado su patrón de conducta en los supermercados.

La Radiografía del Consumidor resalta el dato de que aun cuando los consumidores gastan menos están visitando con más frecuencia el supermercado. En 2015 se reportó un promedio de 2.97 vistas al supermercado versus un 4.65 reflejadas este año.

“Encontramos este año a un consumidor que aprendió a vivir con la situación económica y se está equipando para sobrevivir”, subrayó Mario Rodríguez Martínez, presidente del comité Radiografía del Consumidor.

Entre las herramientas y hábitos que el consumidor utiliza para maximizar su presupuesto se encuentra el uso de shoppers, cupones de descuentos y el que antes de salir a comprar revisa lo que tiene en su hogar.

Rodríguez Martínez destacó que, ante la situación que vive el país, los consumidores “hace malabares con su presupuesto y se arma de todas las oportunidades que ha generado la competencia entre detallistas”.

Los datos revelados ayer jueves reflejan que el 31 % de los consumidores está comprando menos cantidades y un 26% está seleccionando productos en especial. Mientras, el 21% compra marcas más económicas.

Junto a estas tendencias hay cambios en los 10 alimentos que los consumidores consideran no puede faltar en sus hogares. Los cereales desaparecieron de la lista de preferencia revela la Radiografía de 2015.

No obstante, este año aparece en esos primeros 10 alimentos las carnes rojas. Sin embargo, el pollo descendió de la séptima a la décima posición y el café bajó de la posición tres a la seis.

Entre los cambios y tendencias más notables reveladas este año, sobresale un aumento sustancial en la cantidad de personas que llevan comidas preparadas del hogar a su trabajo, mientras que cada vez el consumidor adquiere mayor conciencia sobre la alimentación saludable.

Un 45% de los encuestados afirmó llevarse comida de su hogar al trabajo, versus un 6% que indicó hacerlo en 2007, esto refleja un aumento de 39% en los últimos nueve años.

El estudio lo realizó la firma de investigación Ipsos. Contó con una muestra estratificada de 1,350 entrevistas, mayores de 18 años y de ambos géneros. A estas entrevistas se añadió un estudio cualitativo en puntos de venta, la que empleó la tecnología “Eye tracker”.

Deja un comentario

*