‘Charlie’ Lanauze: ejemplo de perseverancia

Por Héctor L. Meléndez

redaccion@esnoticiapr.com

 

Son muy pocos los jugadores de baloncesto que han ganado campeonatos en todos los niveles superando tantos obstáculos como lo es Carlos “Charlie” Lanauze Montalvo. Con sus lesiones recurrentes obtuvo 11 campeonatos en todas las ligas que jugó incluyendo el Baloncesto Superior Nacional.

“Hoy hay muchos jugadores grandes y habilidosos, pero pienso que antes la entrega era mayor”, destacó Lanauze. “Nada nos detenía, aprendimos a jugar con dolor, nos divertíamos en la competencia y a la misma vez nos sufríamos las derrotas, después de una derrota a practicar duro”, recordó.

“Charlie” Lanauze, como le conocen en las canchas, es hijo del inmortal del deporte ponceño Carlos Lanauze y Ana Montalvo. Comenzó a jugar a los 10 años en el Colegio San Judas Tadeo, en Ponce, donde estudió desde kínder a noveno grado.

También participó en los equipos de niños y jóvenes que ‘Piti’ Román organizaba en La Playa, de Ponce. Lanauze jugó varias categorías incluyendo en la urbanización Las Delicias, en Ponce, con el ex canastero de los Leones “Peky” Rosario. Luego, entró a las categorías menores.

Participó en pre novicios y novicios. Se creó la dinastía en esa categoría en Ponce, encabezada por Charlie Lanauze y “Toñito” Colón, además de contar en ese equipo con jóvenes talentosos como    Johnny Caraballo, Wilhelmus Caanen, Roberto Callado y el fenecido Julián Rodríguez.

Lanauze Montalvo nació para ganar, desde novicios comenzó a darle campeonatos a Ponce, dos en cuatro torneos de novicio que participó y su dirigente Manolo Cintrón.

Mientras estudiaba en la Ponce High, de donde se graduó de cuarto año, participaba en el baloncesto juvenil, donde fue figura estelar en los tres campeonatos consecutivos que lograron los Leones bajo la tutela de Carlos Mario Rivera. Este equipo aún conserva el récord de juegos ganados con 57 victorias y una derrota.

Lanauze Montalvo comenzó sus estudios universitarios en California en John       Hardcock University. Más tarde, ingresó a la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, cuyo equipo obtuvo el campeonato de 1992 de baloncesto de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI). También obtuvo un campeonato en la Liga Puertorriqueña, en 1990.

Debutó en el Baloncesto Superior Nacional en 1989, ayudando a los Leones a llegar a la serie final, algo que Ponce no lograba desde el 1967. Lanauze Montalvo tuvo participación defensiva importante en esa serie.

En 1990, los Leones de Ponce se proclamaron campeones nacionales luego de 24 años de espera, venciendo al potente equipo de los Mets de Guaynabo, que contaban con “Fico” López y Mario “Quijote” Morales, entre otros estelares. Ese año promedió 11.3 puntos por juego anotando 339 puntos en 30 juegos con un 40% del área de tres puntos.

Los ‘selváticos’ recuperaron el campeonato en 1992 ante Arecibo que tenía un ‘ejército’ como equipo y en el 1993 ante Guaynabo logrando un ‘back to back’.

En la temporada del 1992, tuvo un promedio de 15.7 PPJ y en el 1993 logró un promedio de 18.3 puntos por juego, pero fue en la post temporada y final que ayudó a Ponce a ganar esos campeonatos. En ambos campeonatos fue escogido el más valioso de la serie final.

En momentos de presión era cuando mejor jugaba, ganaba un juego anotando en penetración o uno de tres gardeado faltando segundos, también cogiendo rebotes o ‘charging’ en momentos cruciales.

Lanauze Montalvo tuvo varios altos y bajos en su carrera. Después del ‘back to back’ se lastimó la rodilla y fue operado en el 1994 y trató, pero jugó poco. “Fue un momento difícil en mi vida”, describió. En la temporada de 1995 perdió y fue operado nuevamente por su médico Eddie Amy, ahí se dedicó a trabajar con un régimen de ejercicios y terapia.

En 1996, retornó hasta lograr que Ponce obtuviera el sub campeonato ante Bayamón. Al año siguiente, hizo el equipo de Puerto Rico en Centrobasket de Honduras, donde obtuvieron medalla de plata. En 1998 integró la Selección Nacional para los Goodwill Gales y el mundial en Grecia, pero nuevamente la rodilla le volvía a hacer una mala pasada.

Volvió a ser operado de otra rodilla. “No pude lograr el mismo nivel de antes, jugaba y descansaba otro”, indicó. Ya en el 2001 se retiró y fue incluido en el ‘staff’ técnico. En ocasiones realizaba las transmisiones radiales.

Lanauze fue exaltado a la Galería de los Inmortales del Deporte Ponceño en el 2005 y al Salón de la Fama de los Pioneros de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, recordó Héctor L. Ortíz, director del Museo “Pancho” Coimbre, en la ciudad de Ponce.

Deja un comentario