Falta de policías provoca cierre de cuarteles

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticapr.com

 

PONCE – El cierre de tres cuarteles en esta Ciudad hará que residentes de la comunidad rural La Yuca tengan que recorrer varios kilómetros para visitar el cuartel al que están asignados los policías que dan protección a su vecindario y a las comunidades al norte del municipio.

Más aún, los residentes de la comunidad La Cuarta, vecindario en la guardarraya con Juana Díaz, tendrán que cruzar el municipio de Ponce de un lado a otro para llegar al cuartel El Tuque, donde estarán ubicados los policías que brindarán servicios a las comunidades al oeste de la Ciudad.

Cuartel La Rambla

La Policía aseguró que la distancia entre las comunidades y los cuarteles no deberá afectar los servicios a los residentes que actualmente eran atendidos en el cuartel La Rambla y Playa, esto porque el cierre de cuarteles le permite tener más agentes en rondas preventivas, explicó el comandante de Área de Ponce, teniente coronel Carlos H. Cruz Burgos.

La Policía comenzó -el pasado lunes 1 de octubre- un plan de organización de sus cuarteles que incluye el cierre de tres de los cinco que tienen en Ponce. Uno de esos cuarteles, La Rambla, fue reubicado al final de la calle Villa y en el cuartel de El Tuque, a la entrada a la urbanización Punto Oro, fueron asignaron los policías de los cuarteles Playa y Morell Campos.

Los únicos dos cuarteles que tendrá Ponce, fuera de las diversas divisiones y el edificio de la Comandancia de Área, están a poca distancia uno de otro y ambos al oeste de la Ciudad. Ponce es uno de los municipios con mayor extensión territorial. El Censo estima que su población ronda los 130,000 habitantes sin contar los que a diario (población flotante) visitan la Ciudad.

El comandante Cruz Burgos, jefe de la Policía en el sur, explicó que la razón principal para el cierre de cuartel, lo que comenzaron a planificar hace seis meses, es la merma en policías, muchos de ellos debido a la migración de puertorriqueños a los Estados Unidos. A eso sumó las condiciones en las que se encuentran los cuarteles que serán cerrados.

Cuartel Playa

Destacó que con el cierre del cuartel La Rambla, en el sector Río Chiquito, y el traslado de los agentes al cuartel de la calle Villa, añadirán agentes y patrullas a las rondas preventivas. “Cuando yo uno las patrullas de los dos precintos (La Rambla y Villa) me están saliendo cinco patrullas adicionales con 10 agentes, al servicio de patrullaje preventivos”, dijo.

Explicó que en esa ronda preventiva integraron tres retenes, tres agentes que realizaban los relevos, un agente con tareas de mantenimiento, dos encargados de vehículos y tres empleados administrativo encargados de los ponchadores y otras labores.

“Esos agentes están en patrullaje preventivo”, insistió el comandante Cruz Burgos antes de señalar que eso deberá mejorar la protección porque “lo que le da seguridad a esa comunidad es la patrulla en el sector” y no tener una estructura de cuartel.

“Un cuartel en una comunidad da la sensación de que tenemos la seguridad, pero si el único personal que tenemos es un retén (que no puede abandonar el cuartel), se afecta el servicio”, indicó el Comandante, quien rechazó que a los residentes les tome unos 40 minutos llegar desde la comunidad La Yuca a la calle Villa final.

Cuartel Morell Campos

“La distancia no creo que sea un problema para que este proyecto fracase”, dijo. “La dinámica es que el patrullero llegue al ciudadano. Ellos toman servicio y la unidad (patrulla) se va para el sector. Vamos a ser bien exigentes con lo que es la sectorización. Las unidades van a estar en el sector”, aseguró.

Mientras, el sargento Juan Carlos Bonilla Olivieri, asignado al Precinto Playa, favoreció el cambio de cuartel. “No he percibido ninguna reaccionó de los residentes”, dijo.

Nilsa Acevedo, residente en la comunidad Punta Diamante, describió como “perfecto” la reorganización de cuarteles. “Tendremos más vigilancia”, expresó.

“Estamos convencido de que va a funcionar”, dijo el comandante Cruz Burgos. “No veo que si tengo más patrullas y más personal en la calle vaya a ser contraproducente para nosotros”, abundó antes de señalar que utilizarán estadísticas para medir la afectividad o no de este plan.

Aseguró que ningún otro cuartel de área policías de Ponce, que cubre varios pueblos del sur, sería cerrado e insistió en que la acción obedece a falta de policías y no economías porque el propietario de una de esas estructuras es la Policía y los otros dos le pertenecen al municipio.

El comandante Cruz Burgos informó que en los dos precintos de Ponce tendrán alrededor de 200 policías, cantidad a la que se suman los asignados a las diversas divisiones que tiene la Policía. “Cuando sumo todos esos efectivos estamos hablando de cerca de 500 efectivos (en la Ciudad)”, dijo.

La Comandancia de Área de Ponce, que cubre ocho municipio, tiene 824 policías sin sumar los que responden a las diversas divisiones.