Combate las queresas

Por José Herminio Zayas Bermúdez, MBA

 

Las queresas son insectos diminutos de diversos colores y formas. Están cubiertas por una escama dura o blanda. La escama está formada por cera y pedazos de piel que produce el mismo insecto. Debajo de la escama está oculto su cuerpo. En muchas especies el cuerpo no parece un insecto al no tener patas ni antenas. En la mayoría de las especies los machos adultos tienen alas.

Las queresas tienen tres etapas: huevo, ninfa y adulto. Debajo de la escama es que las hembras ponen sus huevos. La etapa inmadura o ninfa que sale del huevo tiene patas, puede caminar por las ramas y el follaje de las plantas y los árboles. Estas etapas inmaduras pueden estar varios días sin alimentarse. Se dispersan de una planta a otra por pájaros, hormigas y otros animales.

Cuando la etapa caminante consigue un lugar apropiado, incrusta sus partes bucales en los tejidos de las plantas o árboles y comienza a alimentarse. Cuando las queresas hembras llegan a adultas, fijan su escama a la planta y dejan de ser móviles. En muchas especies de queresas los machos adultos son móviles.

 

Daños

Las queresas atacan una gran variedad de plantas, arbustos y árboles. Estos insectos usualmente se multiplican y distribuyen desde los viveros. Chupan la savia de las hojas y los tallos jóvenes por medio de un aparato bucal en forma de pico. Al alimentarse provocan una reducción en el vigor y apariencia de las plantas. Una alta infestación de queresas normalmente causa que las hojas se tornen amarillas. También, puede ocurrir la caída prematura de las hojas o hasta la muerte de las plantas. Las queresas tienen la capacidad de inyectar toxinas a las plantas y en la mayoría de los casos son vectores de virus.

El excremento de estos insectos es una sustancia espesa azucarada que promueve el crecimiento de un hongo negro conocido como “fumagina” o moho de hollín. Este hongo no parasita las plantas, pero les reduce su apariencia y disminuye la fotosíntesis. Las hormigas también se alimentan de esta sustancia azucarada y tienen una relación simbiótica con las queresas. Las hormigas protegen las queresas de los enemigos naturales y las trasportan de una planta a otra a cambio de la sustancia azucarada.

 

Combate

Examine las plantas, los árboles y los arbustos semanalmente para detectar la presencia de las queresas. Las plantas infestadas deben separarse de los sanos.

Las queresas pueden removerse con un cepillo de cerdas suaves, un paño húmedo o una mota de algodón empapada en alcohol o aceite vegetal. Asegúrese de limpiar ambas caras de las hojas, en especial la inferior que es donde generalmente se alojan.

Si la infestación es alta, rocíe con un insecticida todo el follaje, principalmente las áreas abultadas, los renuevos y debajo de las hojas. Los insecticidas de jabón o aceite son los más indicados porque tienden a ser los menos perjudiciales a los enemigos naturales de las queresas. Los insecticidas ecológicos son los más apropiados para usarse en los jardines que estén en el interior de las residencias.

Repita las aplicaciones de insecticidas según sea necesario hasta que desaparezcan las queresas. Normalmente, hay que repetirlas cada dos o tres días. Inspeccione las plantas entre las 24 a 36 horas después de cada aplicación para confirmar la eficacia del insecticida usado.

Generalmente, los árboles y los arbustos establecidos no se afectan significativamente por los ataques de las queresas. En ocasiones es necesario podar una porción o todo el follaje de las plantas infestadas. Las partes podadas deben sacarse de las inmediaciones o echarlas en una bolsa plástica. El calor que se genera en el interior de la bolsa es suficientemente alto para matar las queresas y otros insectos que se encuentren en el material podado.

Como las hormigas transportan y protegen a las queresas, es necesario implantar un buen programa para combatir las hormigas en los alrededores del jardín y el hogar. 

Si tiene alguna pregunta o recomendación para AgroConversemos no dude en comunicarse a: jose.zayas5@upr.edu Hasta la próxima.

Deja un comentario

*