Como ajustarnos a los cambios en tecnología por el bien del desarrollo de los niños

Por Rubén Guadalupe Aponte PGY-2

Residente del Departamento de pediatría

 

La tecnología es algo que nos rodea cada día más. Esta puede ser muy beneficiosa pero también traer muchas complicaciones con el mal uso. Es importante conocer el impacto que puede tener el uso de la tecnología en el desarrollo de los niños; de esta manera podamos obtener todos sus beneficios y disminuir los posibles efectos adversos.

La Academia Americana de Pediatría revisó y actualizó sus recomendaciones en cuanto al uso de tecnología y medios en los niños basándose en los estudios más recientes. Anteriormente la Academia establecía un límite de menos de 2 horas de interacción con tecnología al día sin importar circunstancias.

Las recomendaciones más recientes se enfocan en asegurar que los niños cumplan sus necesidades y deberes básicos antes de dedicar tiempo a los artefactos tecnológicos.

 

Necesidades y normas para niños y jóvenes:

• Asegurar que obtiene las cantidades de horas sueño de calidad (entre ocho a 12 horas depende de edad de la edad del niño)

• Actividad física por lo menos una hora diaria (por ejemplo, jugando de manera active)

• Tiempo protegido a diario donde no se usará tecnología (por ejemplo, la cena familiar)

• Designar áreas libres de tecnología (dormitorio, áreas de ingerir alimentos, entre otros)

• No acceso a tecnología en las horas designadas para dormir – en este momento no debe haber en dormitorio: televisor, computadora, “tablets”, celular, juegos de video portátiles

 

Guías para el uso varían por edades:

• Menores de 18 meses solo deberían tener acceso a tecnología solo para ver videos en las cuales interactúan con otras personas.

• Niños entre los 18 a 24 meses pueden ir familiarizando con la tecnología, siempre con la compañía de un adulto que los ayude a interactuar. Los programas y aplicaciones preferidos son los que proveen interacción ya sea hablada o de movimiento para aportar al desarrollo de lenguaje, motor y otros aspectos.

• En niños sobre 2 años de edad el enfoque es que la interacción sea de calidad y no interrumpa con las necesidades básicas para una vida sana en estos niños.

 

Riesgos tecnológicos:

• Obesidad por no cumplir con la necesidad de comer saludable o hacer una hora de ejercicio.

• Problemas de energía asociados con dificultad al dormir si el paciente tiene televisores, teléfonos o otros dispositivos al lado de él o usándolos mientras van a dormer.

• Problemas con notas si los niños usan dispositivos para entretenimiento mientras estudian.

• En adolescentes está presente el riesgo a la  exposición a actividades riesgosas sexuales ya sea por medio de fotografías o foros.

• Abuso emocional por medio anónimo en foros o aplicaciones sociales.

• Sobre uso de dispositivos (Mayormente presente con jóvenes que usan videojuegos en Internet).

La tecnología tiene muchos beneficios tanto académicos como de desarrollo. Es importante que los padres y guardianes estén involucrados en el uso y educación sobre la tecnología con los niños. Siempre se deben crear áreas y momentos libres de tecnología mientras aseguramos que realizan ejercicios.

Los niños no deben usar dispositivos para entretenimiento mientras están estudiando o preparándose para dormir. Como padres o guardianes, una de las medidas que pueden tomar es crear un plan de consumo mediático, con la ayuda de su pediatra, que se ajuste a las necesidades y gustos específicos de cada joven y las de la casa. El plan lo pueden hacer con la ayuda de sus pediatras o pueden encontrar fuentes en Internet con información necesaria para tener un buen plan de consume.

Como elaborar un plan de: consumo mediático

Bosquejo plan de: estudio mediático

Columna del Hospital Episcopal San Lucas – Ponce 787-844-2080