Compañeros inseparables: estrés, ansiedad e insomnio

Saludos a todos mis contactos de mi blog de salud, volvemos de regreso para discutir temas de interés y de concienciación para nuestra población en Puerto Rico. Es de nuestro conocimiento que lamentablemente muchos puertorriqueños (as) se exponen a altos niveles de estrés físico y emocional que a largo plazo inducen enfermedades serias y patologías que requieren de un cuidado crítico.

No obstante, también observamos como el estrés genera ansiedad e insomnio, más de lo que pensamos. De hecho, ambas generan un círculo vicioso que hay que controlar y detectar a tiempo ya que puede repercutir en consecuencias negativas sobre la salud, familia y en el rendimiento laboral. Precisamente, eso es lo que deseo discutir en el blog de esta semana y espero que sea de beneficio para todos.

Detecta algunos síntomas del insomnio:

  • Alta dificultad para conciliar el sueño durante la noche.
  • Levantarse en repetidas ocasiones durante la noche y sentir dificultad a la hora de dormirse.
  • Despertarse demasiado pronto en la madrugada.
  • Las horas de sueño son poco reparadoras y de baja calidad.
  • Al levantarse en la mañana el individuo se siente cansado (a).
  • El individuo presenta alta irritabilidad, falta de concentración, atención y memoria.

Si detectas señales de insomnio, te invito a que incorpores algunas de las siguientes prácticas. Tome nota de algunas de ellas para que lo compartan entre sus familiares, amigos y conocidos.

  • Crear un ambiente relajado y de armonía a la hora de dormir.
  • Evitar hacer ejercicios intensos horas antes de acostarse a dormir.
  • Establecer rutinas y disciplinas positivas asociadas con el sueño.
  • No utilizar o llevar a la cama objetos que puedan distraer el sueño o puedan despertarnos.
  • Poder asociar varios elementos del dormitorio con la práctica de dormir.
  • Crear un ambiente de relajación y climatizarlo todos los días, de esta manera seguimos creando la disciplina.
  • Evitar a toda costa la ingesta de alimentos altos en grasa, sal o ingesta de alcohol.
  • Tomar siestas breves durante el día que no pasen de 30 minutos. De lo contrario puede ser contraproducente a la hora de dormir durante la noche.
  • Incorporar a la dieta tez de manzanilla o plantas medicinales que alivien la ansiedad o malestares causados en el día.

Como autora y si me preguntan que utilizo para poder conciliar mi sueño: les compartiré el secreto con la lavanda. Es perfecta para armoniza mi dormitorio y ha sido mi favorita por años. Recuerda que el vivir saludable es una decisión importante pero con grandes beneficios a largo plazo para ti y los que te aman.

Te invito a que me escribes dudas o comentarios respecto al tema discutido hoy a: atrevete.vive@gmail.com.

“Atrévete a vivir hoy con PLENITUD”.