Compromiso económico el adquirir una mascota

El veterinario Pedro J. Frontera recomienda que antes de adquirir una mascota se siente y evalúe si cuenta con tiempo, dinero y espacio para atender al que será el nuevo integrante de la familia.

Por Angelique Fragoso Quiñones

redaccion@esnoticiapr.com

Al adoptar o comprar una mascota se asume un compromiso que puede sobrepasar los 15 años y que requiere una inversión económica a largo plazo, más allá de lo atractivo que pueda ser el animal.

El adquirir por impulso y sin planificación una mascota es uno de varios factores que provocan el descontento de las personas con el animal y lo que, tarde o temprano, los lleva a abandonarles en las calles o en un albergue.

“Cuando uno adquiere una mascota es un compromiso que uno tiene que estar dispuesto a asumir por lo menos 15 años. Una mascota no es algo que uno pueda adquirir por impulso; tienes que planificar tu presupuesto, el espacio que tienes y el tiempo que puedes dedicarle”, advirtió el veterinario Pedro J. Frontera.

Hay varias formas de adquirir una mascota: comprándola, adoptándola, rescatándola de las calles o porque un amigo o familiar te lo obsequio. Si la opción es comprarlo, Frontera calculó que se podría gastar entre $100 y $1,000 y hasta más si se considera la raza, el tamaño y si tiene la capacidad genética de ser entrenado.

grafica mascota

El primer año de una mascota es el que conlleva un gasto mayor, ya que se requiere mínimo tres visitas al veterinario para realizarle un examen físico, otro fecal, vacunas y refuerzos que podrían fluctuar entre $40 y $70, sin contar la esterilización que tiene un costo entre $100 y $125, explicó.

Frontera estima que el primer año de una mascota, como un perro o un gato, podría alcanzar $1,500 si se toma en consideración que el perro está saludable y no presentó ningún tipo de complicación de salud.

“El dueño puede abaratar un poco ese gasto en las ferias de vacunación que, no hay problema, después que haya un veterinario. En este tipo de actividad la única diferencia es que no conlleva un examen físico y, mucho menos, fecal porque las facilidades no son apropiadas para este tipo de estudio”, destacó Frontera.

Por otro lado, recalcó que después del primer año se prevé, que si la mascota está saludable y no presenta ningún tipo de alergias ni ha sufrido un accidente, bastaría con una visita anual al veterinario.

Otro de los gastos que conlleva una mascota es administrarle un preventivo de gusanos de corazón con un costo entre $80 y $100. También debe comprarle mensualmente un medicamento oral para el control de pulgas y garrapatas.

Frontera aconseja que la persona que adquiera una mascota debe tener un presupuesto guardado para emergencias, ya que, si el animal sufre un golpe por un carro, por ejemplo, la atención veterinaria puede fluctuar entre $200 y $250 sin contar gastos por intervenciones quirúrgicas o por coser alguna laceración.

Milady Castillo, empleada del Pet House & Pet Hotel de Ponce, estimó que el gasto en alimentación de una mascota fluctúa entre $13 y $16 mensuales si es “puppy” y entre $30 y $60 si es un animal adulto y grande.

 

Caro el mantenerlos bellos

Si el dueño del perro o el gato no tiene el tiempo ni la paciencia para bañar a su perro, tendría que gastar entre $15 y $45 mensuales en “grooming” dependiendo de su tamaño, explicó Castillo.

En cuanto al “shampoo”, los precios comienzan en $5, pero podrían alcanzar los $25 en el caso de que el dueño prefiera una mejor marca o esté buscando uno antipulgas o para animales hipo alérgicos.

Otros gastos, en los que se puede incurrir, son en los collares y cadenas de paseo que comienzan en $10, la chapita con el nombre de la mascota que cuesta entre $12 y $15, la camita, que la más económica cuesta $10, y los “treas” o premios que fluctúan entre $2 y $10, mencionó.

En caso de que el dueño de la mascota tenga que viajar y no tenga quien la cuide, tiene la opción de pagar un hotel, $15 por noche si es pequeño y $18 si es grande, pero debe llevarle su comida y sus juguetes, especificó Castillo.

Por otro lado, una vez el animal fallece o hay que dormirlo para evitar que agonice y sufra, se gasta sobre $20 en eutanasia dependiendo del tamaño del animal, $30 para que el veterinario disponga de los restos o entre $175 y $315 por la cremación.

Deja un comentario