Consumidores optan por gastar para olvidar a María

Por Sandra Caquías Cruz

Fotos y vídeo: Tony Zayas

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – El entusiasmo que general la llegada de la Navidad contagió a una gran cantidad de puertorriqueños que decidieron comenzar sus compras mucho antes de lo acostumbrado y con ello borrar la experiencia vivida el pasado año cuando el huracán María destrozó el país.

“El planteamiento que hacen es que lo pasaron muy mal después de María y ahora quieren comenzar muy temprano a celebrar la Navidad; y en ese proceso han aumentado sus gastos considerablemente”, expresó la experta en mercadeo y conducta del consumidor, Eva J. López Sullivan.

“Si lo que ocurrió el año pasado con las ventas se mantiene este año, y tal parece que va a ser así, pues las ventas van a ser muy buenas”, indicó la doctora y profesora en mercadeo de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Ponce.

Obeth Seguinot, cofundador de ED Digital, agencia de consultoría de eCommerce, coincidió con los planteamientos de López Sullivan. “La gente está comenzado a gastar”, expresó sobre la conducta del consumidor de cara a la Navidad.

Explicó que esa conducta pudiera ser una reacción a que van dejando la tristeza y melancolía que sintieron tras el paso del huracán María. “Lo que expresan los consumidores es que el año pasado pasaron la Navidad tan mal que esta vez quieren disfrutar el doble”, dijo.

 

Negación y compensación

Explicó que hay dos elementos importantes para que esto ocurra. El primero de ellos es la negación a la situación gubernamental con una Junta de Control Fiscal (JCF) y los problemas económicos que enfrenta el país de un futuro incierto.

Eva J. López Sullivan

“La mayor parte de las personas, creen que no va a pasar nada con la JCF, que no va a haber ningún tipo de problema en lo que se refiere a recortes. Y ahora con el pago del bono de Navidad, me parece que la gente no está en las de me voy a preparar, voy a cortar los gastos, voy a saldar las tarjetas de crédito’. No veo ese ambiente”, aseguró.

El segundo elemento va acompañado de la negación y es la compensación. “La gente dice ‘voy a tratar de vivir la Navidad que no viví el año pasado. La pasamos tan mal el año pasado, que ahora yo lo que quiero es pasarla súper bien’, y eso para el consumidor implica gastar un montón de dinero. Eso es precisamente lo que he estado viendo”, explicó.

“Ese deseo grande de estar comprando porque quieren pasar unas Navidades mejor que las del año pasado te indica que ahí esta María presente; el recuerdo de María y las vivencias de María. Están tratando de compensar lo que no vivieron el año pasado”, insistió sobre la conducta del consumidor puertorriqueños a poco más de un año del paso del poderoso huracán.

 

Enseñanzas de María

¿El huracán María enseñó a los puertorriqueños a ser comedidos con sus compras?

“María le enseñó a la gente a tratar de buscar maneras alternas de consumir energía eléctrica. Habrá personas que han cambiado sus canales de compras; que compraban en cierto tipo de negocios y en María descubrieron otro y se han mantenido comprando ahí. En lo demás, tendríamos que identificar los que se afectaron mucho por María y los que no se afectaron”, explicó.

Destacó que un recorrido por las comunidades rurales es suficiente para ver la cantidad de familias que viven bajo los estragos del huracán y como este fenómeno atmosférico agudizó su pobreza.

“Hay gente pasándola mal. Hay gente que está con toldos, que su situación económica ha empobrecido; que perdieron sus trabajos porque el lugar donde trabajaban ya no está. Esa gente sí se afectó, pero hay una gran cantidad de puertorriqueños que los ves en los centros comerciales como si nada”, lamentó.

 

¿Qué perdió el comercio con María?

Los estragos del huracán debieron ser una lección para los comerciantes, coincidieron ambos entrevistados.

“Hay comerciantes que no se han repuesto porque no tienen suministros. Hay negocios que su estructura física se afectó. Hubo negocios que se inundaron y perdieron todo el inventario. Hay negocios que están tratando de volver a la normalidad. Todavía no lo han logrado”, describió López Sullivan.

“Me gustaría que los negocios pequeños, los locales, pudieran salir adelante y que nosotros los apoyáramos”, dijo.

Mientras, Seguinot destacó que fueron muchos los comerciantes que aprendieron a realizar negocios por Internet.

Destacó que esos comerciantes, que iniciaron dirigiendo sus ventas a la diáspora, recibieron aceptación y ahora no se limitan a ese nicho del mercado y están apelando al cliente local que cada vez se inclina más a realizar sus compras por la Internet.

 

Mal uso de la tarjeta de crédito

López Sullivan destacó que el uso de las tarjetas de crédito ha incrementado vertiginosamente con el agravante de que los consumidores pagan lo mínimo para retener un dinero, sin pensar en que eso representa que pierden la economía que en su momento creyeron haber obtenido.

“No están haciendo buen uso de las tarjetas porque están pagando muchos intereses”, subrayó. También destacó el que los puertorriqueños, con más frecuencia en la época navideña, acostumbra a convertir lo servible en inservible” y como ejemplo utilizó el no reusar los adornos de la época y el próximo año vuelve e invierte en esos artículos. “En vez de guardar, tiramos las cosas y compramos nuevos”, dijo.

 

¿Qué esperar del consumidor en 2019?

“¿Cómo será el 2019? No lo sabemos. Esperaría que los consumidores fueran más comedidos en los gastos, pero pienso que eso no va a pasar; lo ideal sería que piensen más en los gastos, porque no sabemos cómo será el 2019. Debemos pensar en economizar, pero no nos caracterizamos por eso”, indicó.

“Desearía que el consumidor del 2019 sea más consciente, más racional, más pendiente a las consecuencias de sus compras; que esté más informado y que haga mejor uso del dinero que tienen, y que se preocupe más por ser que por tener”., exhortó.

Los estudios, según explicó, describen al consumidor puertorriqueño como uno que “vive de día a día; al que se le hace difícil ahorrar porque no tiene los ingresos para ahorrar. Me atrevería a añadir que los que tienen ingresos para ahorrar, no lo hacen, lo gastan, porque piensan que van a seguir teniendo esos ingresos”.

Mientras, las ventas navideñas continúan un ritmo acelerado. Los empresarios decidieron presentar pre ventas del llamado Viernes Negro y abrir sus negocios el feriado Día de Acción de Gracias.

 

Recomendaciones al consumidor:

  1. Adictos a hacer compras no deben utilizar como distracción el visitar centros comerciales. Sustituir esa preferencia por realizar actividades como turismo interno, llevar una vida más saludable y ser más ecológicos.
  2. Antes de comprar, piense en las consecuencias de esa adquisición no el momento presente, sino debe tener presente que si es a crédito tendrá que pagarlo en algún momento y si se trata de mercancía que le tendrá utilidad.
  3. No estar mucho tiempo en los centros commeriales porque si va al ‘shooping y si se queda mucho tiempo acaba comprando”.