Contralor se abstiene por falta de evidencia del CESCO

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

La Oficina del Contralor se abstuvo de intervenir en las operaciones fiscales del  Centro de Servicios al Conductor de Humacao (CESCO) porque no pudo obtener “evidencia suficiente y apropiada” acerca de las operaciones relacionadas con las cancelaciones de gravámenes a vehículos de motor.

El Informe del Contralor contiene un comentario especial que señala que esa Oficina “no pudo obtener los universos de las transacciones de los gravámenes del sistema Drivers and Vehicles Information Database Plus para seleccionar la muestra a utilizar en el CESCO de Humacao”.

La Oficina del Contralor informó que sus “auditores solicitaron a la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), la base de datos de los gravámenes de dicho sistema en tres ocasiones”. El CESCO entregó los documentos.

No obstante, “los elementos claves de los datos relevantes al objetivo de auditoría no pudieron formatearse o relacionarse para la validación con el sistema en línea” por lo que dejaron en manos del auditor del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP), según el informe.

La Oficina del Contralor reconoció en su informe que “el 31 de julio se recibieron los datos solicitados, no obstante, los mismos no pudieron ser utilizados. En tres ocasiones, se solicitó a la ACT que se corrigiera la base de datos. En la última entrega recibida el 5 de septiembre de 2018 no se logró validar que los datos presentados en los archivos de gravámenes concordaran con las búsquedas realizadas en el Sistema”.

“Esta Oficina se abstiene de emitir una opinión en cuanto a si dichas operaciones se realizaron de acuerdo con la ley y la reglamentación aplicables y no se comentan hallazgos en el mismo”, reza el informe DA-19-08 del 15 de noviembre de 2018.

El documento especifica que la auditoria al CESCO de Humacao buscaba evaluar la confiabilidad de los datos obtenidos del sistema Drivers and Vehicles Information Database Plus (Sistema) del DTOP, que contiene, entre otras, los gravámenes a los vehículos de motor.

No obstante, entrevistaron funcionarios con conocimiento del Sistema y de los datos. Igualmente revisaron la documentación e información existente sobre los datos y el Sistema que los produjo, pero no pudieron identificar las posibles violaciones.

“No se pudieron realizar pruebas electrónicas para detectar errores evidentes de precisión e integridad, como por ejemplo, la existencia de transacciones duplicadas o con errores registrados en el sistema. Tampoco se pudieron determinar los universos de las distintas transacciones de gravámenes; ni las transacciones de los operadores (usuarios) del Sistema en los centros de servicios al conductor, para seleccionar una muestra de las transacciones registradas en el mismo”, señala el documento.