Crisis económica cambia la conducta del consumidor sureño

Por Angelique Fragoso Quiñones

angelique.fragoso@esnoticiapr.com

 

Los bajos ingresos de las familias sureñas han provocado cambios en su conducta a la hora de hacer sus compras en el supermercado; optan cada vez más por adquirir menos cantidad de alimentos, reajustar el menú de la semana para aprovechar especiales y seleccionar las marcas más económicas.

Así lo reveló la Radiografía del Consumidor 2017, de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA) y que fue realizada por un comité de industria dirigido por Freddie Hernández de P&G y por la firma de investigación Ipsos, en el cual participaron 1,350 consumidores de todo el país, 202 residen en la región sur.

El 64% de los encuestados residentes de los pueblos de:  Coamo, Guánica, Juana Díaz, Peñuelas, Ponce, Santa Isabel, Villalba, Yauco, Guayama y Salinas, informaron que su ingreso anual es menor de $15,000. Para la mayoría de ellos, su principal fuente de ingreso es el Programa de Asistencia Nutricional (PAN), también conocida como la Tarjeta de la Familia.

 

Motivación del consumidor sureño

El criterio que utilizan para seleccionar el lugar donde realizar su compra es una de las diferencias más significativas entre el consumidor sureño y el del resto de la Isla.

Los consumidores de la región de Ponce, contrario a los del resto del país, no le dan tanta importancia al ‘shopper’ para seleccionar el establecimiento donde hará su compra. “(Ese factor) en la región de Ponce baja a un 38% que es bastante menor a la muestra total (47%)”, destacó Roxana Trabanco Muñoz, de Ipsos.

Explicó –además- que el consumidor sureño demostró tener mayor interés en los precios regulares a la hora de elegir el supermercado.  “La acción de elegir establecimientos por los precios regulares en ambas regiones del sur es mayor que la muestra total que tiene un 24%; en la región de Ponce llega hasta un 33% y en la de Guayama un 30%”, señaló.

 

Aumentan los gastos en el supermercado

Trabanco Muñoz, informó que otro de los principales hallazgos del estudio es que los consumidores están gastando más en el supermercado, fenómeno que atribuyen a cambios en los beneficios del PAN.

“Se está gastando más en alimentos. Tenemos varias hipótesis: hay mayor consumo en el hogar, también hay un cinco por ciento adicional de los beneficios del PAN que se tiene que gastar obligatoriamente en alimentos, más a finales del año incrementaron la aportación por participante entre 10 a 12 dólares”, indicó.

Este fenómeno se ve mucho más en el sur, porque a diferencia del resto del País, donde en promedio el 52% de los encuestados recibe ayudas del PAN, en las regiones sureñas de Ponce y Guayama, esa cifra asciende en un 66% y un 73% respectivamente.

 

Comida más saludable

En la Radiografía del Consumidor 2016 más de un 60% de los encuestados se expresaron poco interesados en preferir alimentos saludables al momento de hacer sus compras. No obstante, ese patrón ha ido cambiando. En las entrevistas y grupos focales realizados este año expresaron un mayor interés en comer nutritivo para evitar enfermarse. El año pasado, entre las condiciones de salud que los entrevistados identificaban como de mayor prevalencia en su familia se encontraba: la alta presión (51%), la ansiedad y el estrés (35%) y, en tercer lugar, la obesidad (31%).

Sin embargo, este año la alta presión, aunque continúa en primer lugar, el por ciento de prevalencia es menor. Los datos revelan que esa prevalencia disminuyó a un 39% en la región sur, la diabetes ocupó el segundo lugar con un 31% y el estrés -no la obesidad como el año pasado- pasó al tercer lugar con un 20%.

Las conclusiones del estudio revelan que los consumidores buscan cada vez más comprar alimentos bajos en sodio y azúcar para evitar enfermedades que le lleven a tener que recurrir a un tratamiento de salud que le representa in gasto mayor.

Alrededor del 20% de los encuestados padece de otras condiciones de salud tales como: altos niveles de colesterol, problemas de tiroides y obesidad.

Entre los hallazgos del estudio se señala que los sureños están tomando acciones para mejorar su calidad de vida, entre ellas: actividad física y el consumo de productos bajos en sodio y azúcar.

Los consumidores coincidieron en la necesidad de que los establecimientos deberían dar énfasis y ofrecer mayor información sobre el valor nutricional de los productos en sus góndolas para así poder distinguir con mayor facilidad aquellos que contienen menos calorías, altos niveles de proteína o fibra, o aquellos que son 100% orgánicos.

 

Mejor comer en casa

La Radiografía del Consumidor 2017 muestra que son cada vez más los que optan por preparar sus comidas en el hogar para evitar gastos excesivos.

Y es que el 67% de los consumidores sureños almuerza en su casa y casi el 100% de ellos prefiere cenar en el hogar durante los días de semana.

Una tercera parte de los encuestados en el sur informó que una de las razones principales para comer en el hogar es disminuir gastos en la compra de alimentos.

La mitad de los encuestados que vive en el sur indicó desayunar y almorzar solo. Alrededor de un 40% de los entrevistados omite el desayuno durante días de semana por falta de tiempo o por no tener hambre a esa hora.

Más de un 25% de los sureños admitió llevar con más frecuencia el almuerzo preparado al trabajo o a su lugar de estudio. Esto sumado a que el 54% de los consultados -el año pasado- había decidido tomar esta decisión como un ajuste para disminuir gastos.

Los entrevistados también aceptaron que, ante la crisis económica que vive el País, son varios los ajustes que han realizado para poder invertir ese dinero en necesidades esenciales como es la alimentación.

Entre los ajustes y recortes se encuentran los gastos en ropa, accesorios y zapatos; eliminar el cable TV y disminuir las vacaciones y el entretenimiento.

Aproximadamente el 50% de los sureños admitieron haber tenido que recortar la compra de productos calificados como no alimentos en comparación al año anterior.

El 54% de los consumidores que residen en el sur aseguró no acudir a tiendas de membresía para realizar sus compras de alimentos y el 43% nunca visita las tiendas por departamento para esos fines.

Por otro lado, el 50% de los encuestados que viven en la zona sur dijo acudir a las plazas del mercado o mercados urbanos a realizar algún tipo de compra, lo que representa un aumento de un 12% en comparación al estudio del pasado año.

Deja un comentario

*