Cuidado del paciente con úlceras por presión

 

Una de las cosas más preciadas para toda persona es la libertad de poder moverse y realizar las actividades diarias por si misma. Cuando esta libertad de movimiento se ve afectada, puede representar un reto ya que la persona puede verse obligada a moverse en silla de ruedas o a estar encamada.

Un riesgo que enfrentan los pacientes con movilidad limitada es la aparición de úlceras por presión o úlceras de cúbito.

¿Qué son las úlceras por presión y por qué aparecen? ¿Qué podemos hacer para evitar que aparezcan? ¿Qué se puede hacer si ya apareció una?

Las úlceras por presión son lesiones en la piel que aparecen cuando un paciente pasa demasiado tiempo en una misma posición. La fricción de la piel con la tela también puede contribuir a la aparición de úlceras.

Las áreas más propensas son las que tienen huesos muy cerca de la piel como los talones, los codos, los tobillos, las caderas y el coxis.

Cuando un médico evalúa el riesgo que tiene un paciente con movilidad limitada a presentar úlceras por presión va a tomar en cuenta la exposición a humedad, la nutrición, la capacidad de moverse y de sentir molestias entre otros.

Hay varias cosas que se pueden hacer para disminuir la posibilidad de que aparezcan úlceras por presión.

Una de las cosas más importantes es mover al paciente para que no esté demasiadas horas al día en la misma posición. La página de Medline Plus recomiendan:

  • mantener la piel limpia y seca
  • cambiar de posición cada dos horas
  • utilizar almohadas y productos que alivien la presión

Además, es imprescindible que el cuidador examine diariamente la piel del paciente para verificar cualquier cambio como enrojecimiento, ampollas o heridas.

En caso de que ya la úlcera haya aparecido, hay que notificar al médico para poder evaluar la severidad y comenzar un tratamiento que evite la progresión de esta.

Según la severidad de la úlcera, puede ser necesario remover tejido muerto y continuar limpiando con solución salina.

El médico puede recomendar la utilización de vendajes especiales que contienen productos que ayudan a sanar la úlcera mientras se protege el área para evitar infecciones.

Además, si ya hay una infección, el médico comenzará un tratamiento con antibiótico para evitar que la infección pueda llegar al hueso o articulación.

Si tienes dudas sobre el tema, habla con tu médico para que estés orientado. También puedes escribirme a estureceta@gmail.com