Cuidado paliativo y apoyo para el paciente de cáncer

 

Saludos, esta semana quisiera discutir un tema del que muy poco se habla, pero que es de suma importancia en la comunidad oncológica. Todos sabemos que cuando la palabra “cáncer” se escucha en nuestras familias, las secuelas emocionales y espirituales que pueden causar son de gran impacto.

Más aún, cuando uno de esos familiares afectados es muy querido. En ocasiones las emociones y las sentimientos que nos vinculan a la persona nos impide analizar y reflexionar objetivamente sobre el proceso y las decisiones que proceden en este tipo de escenarios.

En palabras sencillas, el tratamiento paliativo comienza una vez el equipo médico determina que el cáncer no puede ser controlado ni tratado, por lo que cesan los exámenes clínicos y el tratamiento del cáncer.

No obstante, la atención y la calidad de vida del paciente y de sus familiares sigue siendo atendida. Es inevitable que las preguntas y dudas entre los familiares aumenten. Sin embargo, todos quisieran saber cuánto tiempo vivirá una persona en estado terminal.

Predecir cuánto tiempo vivirá un paciente o prepararse para el futuro, es una difícil pregunta que responder, ya que esto dependerá de varios factores muy importantes tales como, el tipo de cáncer, localización y/o la presencia de otras enfermedades. Aunque el equipo de trabajo puede hacer una estimación o un pronóstico, es muy probable que no deseen precipitarse.

Durante este período, aquí algunos consejos que las familias deben de tomar en cuenta:

  • Los cuidadores deben de atender su cuerpo, espíritu y su mente
  • Concentrar la energía les ayuda a supercar el miedo y la tensión
  • La comunicación entre el paciente y el equipo médico es esencial, ya que cuando esta se logra llevar a cabo, la capacidad para sobreponerse a la enfermedad aumenta visiblemente.
  • Reflexionar sobre el pasado, legados y sobre la vida construye recuerdos memorables.
    • ¿Cuáles son los momentos más felices, inolvidables o de superación que hemos compartido?
    • ¿Qué apredí de mi ser querido y cuáles fueron los momentos clave o los más importantes de nuestra vida juntos?
    • ¿De qué estamos más orgullosos en nuestro proceso?
    • ¿Qué nos hemos enseñado mutuamente?

Recuerden que el final de la vida de cada paciente es diferente. Las señales que los pacientes presentan varían a medida que su enfermedad progresa. Cada paciente y sus familiares tienen necesidades únicas de información y de apoyo.

Te invito a que compartas este tema de interés con algún personas que están atravesando este proceso. No dudes en escribirme a: atrevete.vive@gmail.com.

Atrévete a vivir hoy con PLENITUD”.