Cuidado vital para el cuerpo y el espíritu

Por Hospicio San Lucas

 

Atravesar una enfermedad grave, además de ser doloroso, puede incrementar el nivel de ansiedad y angustia en un paciente. Los cuidados paliativos no buscan curar la enfermedad, sino lograr evitar o tratar los efectos secundarios en el paciente para lograr un aumento en su bienestar general. Estos cuidados pueden ofrecerse en el hogar, en un hospital, en una clínica ambulatoria o en un lugar de cuidados a largo plazo. 

El cuidado paliativo puede ser ofrecido desde el momento del diagnóstico hasta la etapa terminal del paciente. El servicio de hospicio atiende estrictamente a pacientes con una expectativa de vida de 6 meses o menos, mientras que los cuidados paliativos pueden ser ofrecidos en cualquier etapa de la enfermedad, aunque en muchos casos se complementan ya que los cuidados paliativos son muy efectivos en pacientes terminales. Estos se enfocan en cubrir el aspecto físico y emocional del paciente. Este último puede verse afectado por un sinnúmero de situaciones que ocurren en el proceso de la enfermedad.

 

Cuidado físico

Los pacientes que están atravesando alguna enfermedad grave podrían sentir: fatiga, falta de apetito, dificultad para tragar y respirar, dificultad para dormir y dolor de estómago o en otras zonas del cuerpo. Algunos tratamientos paliativos podrían incluir terapias de rehabilitación, consejería nutricional, fisioterapia, control de medicamentos y manejo del dolor.

 

Cuidado emocional 

Una enfermedad prolongada pudiera desencadenar en un sentimiento de desesperanza, angustia, depresión para el paciente y todo su entorno familiar. Los cuidados paliativos integran en su plan de cuidado consejería a través de grupos de apoyo y profesionales de la salud mental.

 

Cuidado práctico

Debemos comprender que el paciente que enfrenta una enfermedad grave, puede tener ansiedad por situaciones sin resolver como asuntos legales en proceso o que puedan surgir mientras esté convaleciendo, deudas pendientes, situaciones laborales o familiares, preocupación por la cobertura de su seguro médico, ansiedad por sus cuidadores y el rol que conllevan diariamente así como otros factores. Los cuidados paliativos pueden beneficiar al paciente con asesoría en la disponibilidad de transporte médico, apoyo para completar documentos médicos y ayuda a la familia a comprender mejor las opciones de tratamientos disponibles para su ser querido. Además, los consejeros facilitan la comunicación entre todos los miembros de la familia. 

 

Cuidado espiritual 

El enfrentar una enfermedad grave pudiera provocar la pérdida de la fe en el paciente ya que comenzará a cuestionarse el porqué de la vida y a sumergirse en un sentimiento de enojo y frustración. Comenzarán a surgir preguntas que lo podrán apartar de sus creencias o acercarlo más a ellas. El cuidado espiritual se realiza a través de un Capellán que fuera de dogmas sobre cualquier religión específica, Ayuda al paciente a encontrar la paz que necesita y un punto de aceptación con su realidad. 

 

Equipo multidisciplinario 

Una gran ventaja de los cuidados paliativos es que el paciente contará con un equipo multidisciplinario que integra doctores, enfermeras, terapistas ocupacionales, terapistas del habla, terapistas físicos, capellanes, trabajadores sociales y dietistas licenciados. 

Los cuidados paliativos brindan servicios que llenan cada necesidad del paciente y la de sus familias. Contar con una empresa de cuidados especializados en el hogar que integre los cuidados paliativos en sus servicios, garantiza que el paciente obtenga el cuidado adecuado a través de un equipo profesional y dedicado. Si tienes un ser querido que está sufriendo una condición de salud y necesita cuidado especializado en el hogar, llámanos al 1-800-981-0054, que podemos ayudarte.