Cultivan semillas transgénicas en Guánica y Sábana Grande

Por Angelique Fragoso Quiñones

redaccion@esnoticiapr.com

GUÁNICA– Las altas temperaturas, los cambios en los patrones de lluvia y las plagas más agresivas a nivel global son varias de las motivaciones que varias empresas multinacionales han visto como coyuntura para desarrollar cultivos transgénicos resistentes a insectos, sequías y demás cambios climáticos.

“Mucho se habla de alteraciones genéticas. Realmente estas compañías con lo más que trabajan es con el cruce de variedades para buscar aquellas características que hacen que la planta sea más productiva, que sea más resistente al calor o que sea más resistente a la salinidad”, explicó la secretaria de Agricultura, Myrna Comas, quien apoya el establecimiento de varias estaciones de desarrollo de cultivos que recientemente inauguró la empresa Bayer en Guánica y Sábana Grande.

Comas aseguró que todos estos factores son determinantes en un mundo que está en constante cambio, donde la población va en crecimiento y la cantidad de tierras disponibles para el desarrollo agrícola cada vez es menos.

“Esta estación fue diseñada para apoyar la aplicación de la ciencia moderna para la producción de alimentos, mejorando así la fiabilidad de nuestro suministro. Nuestros científicos llevan a cabo la investigación para identificar, desarrollar y probar nuevas variedades de semillas usando métodos modernos de mejoramiento genético”, informó la portavoz de Bayer en Puerto Rico, Sol Rosado Arroyo.

La Secretaria de Agricultura insistió en que las facilidades de laboratorio de este tipo de empresas de biotecnología están reguladas por agencias estatales y federales que velan por el ambiente y los recursos naturales.

El defensor ambiental Manolo Díaz explicó que los ambientalistas no se oponen a la modificación genética de las semillas siempre y cuando se haga con el propósito de adaptarlas a todo tipo de climas y así aumentar la producción de cultivos.

Pero aclaró que “cuando es lo contrario a eso y mi semilla va a crecer solo si yo utilizo mi abono, eso ya es un crimen, porque ahí estamos hablando que se estaría creando un monopolio de lo que es la industria de la semilla”.

Por su parte, el alcalde de Guánica, Santos Seda, vio el establecimiento de la estación de desarrollo de cultivos de algodón, maíz y soya en su municipio como una contribución al desarrollo económico, ya que estimó que el 95% de la fuerza laboral de esa industria semillera es puertorriqueña.

Seda indicó que “hay una época del año donde la empresa produce entre 20 a 40 empleos adicionales. Nuestra administración ha solicitado que se tome en consideración estudiantes universitarios y de la escuela superior, los cuales puedan tener esa primera experiencia y se interesen en la agricultura”.

Comas resaltó que “estas compañías nos ayudan a establecer charcas de almacenamiento de agua, a recuperar sistemas de riego, que no solo benefician la empresa, sino que tienen un impacto sobre otras empresas agrícolas de la zona”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.