Departamento de Educación amplía servicios de salud mental

Por CyberNews

 

El Departamento de Educación recibió la aprobación de una subvención federal dirigida a aumentar y mejorar el acceso a servicios de salud mental para niños y jóvenes del sistema de educación pública, así como personal escolar y cuidadores.

“Conscientes del impacto sobre los síntomas de traumas tras el paso del huracán María en la comunidad escolar, el Departamento de Educación ha implementado varias iniciativas para atender a los estudiantes y maestros. Hemos hecho estudios  de necesidad en colaboración con la Universidad Médica del Sur de Carolina y se identificaron traumas y síntomas de estrés postraumático en nuestros estudiantes”, dijo la secretaria de Educación Julia Keleher en declaraciones escritas.

De acuerdo con la titular del DE, la implementación del programa se realizará en conjunto con la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA) y el Instituto Tercera Misión de la Universidad Carlos  Albizu, que también estará a cargo de la asesoría técnica del proyecto y el ofrecimiento de los servicios. El mismo impactará cuatro escuelas: Carlos Colón Martínez y la Dr. José Gándara de Aibonito, la Emérita León de Cayey y la Juan Ponce de León de San Juan.

Esto representa una ampliación de los mismos servicios que ya se ofrecen a través del Programa CONVOCA en otras escuelas de Cayey y Coamo.

Estos servicios, explicó la secretaria, se ofrecerán a través del Programa “AWARE” mediante el cual se ampliarán prácticas de intervención basadas en evidencia que ya se ofrecen a menor escala en diferentes escuelas del país. Los fondos para el proyecto provienen de una subvención de 9 millones de millones de dólares por un periodo de cinco años, a razón de 1.8 millones de dólares anuales de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA por sus siglas en inglés) del gobierno federal.

“La violencia es un grave problema de salud pública en Puerto Rico con consecuencias perjudiciales que afectan la salud física y mental de nuestros ciudadanos. Los niños y jóvenes son dramáticamente afectados por este problema. El cuadro psicosocial de esta población se agrava con el efecto traumático provocado por el huracán María el año pasado. Con este programa es posible atajar estos problemas ofreciendo evaluaciones y tratamientos basados en evidencia, así como intervenciones tempranas para tratar síntomas relacionados a trauma”, explicó, Marizaida Sánchez Cesáreo, directora ejecutiva del Instituto.

Entre las metas principales del programa se encuentran incrementar y mejorar el acceso a servicios de salud mental culturalmente adaptados y basados en evidencia, así como comprender las experiencias específicas y las necesidades emocionales y mentales de los estudiantes y sus familias. También, se procura proporcionar servicios centrándose en la promoción de la resiliencia, la salud mental, la participación comunitaria y el desarrollo de las habilidades de crianza de los cuidadores.