Desarrollan la Cooperativa Agrícola del Sur

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

JUANA DÍAZ – Lo que hace unos meses comenzó como un curso que cada uno tomaría para ampliar sus conocimientos de agricultura logró despertar inquietudes en un grupo de amantes a la tierra que decidió unirse para organizar lo que denominaron: Cooperativa Agrícola del Sur (CoopAS).

La meta inmediata de CoopAS es conseguir las tierras donde estarán cultivando. El grupo comenzó conversaciones con una Iglesia que está dispuesta, mediante contrato, en accederle 21 cuerdas de terreno a cambio de que le den mantenimiento y vigilancia al lugar.

La CoopAS también se mantiene a la espera del municipio de Juana Díaz para que les permita utilizar una escuela que está en desuso. La propuesta es sembrar vegetales y yerbas culinarias en las facilidades del plantel.

La información la ofreció el ecólogo Julio M. Santiago Ríos; el maestro de escuela pública, Emilio Vérnes Vélez y la ama de casa Caroline Santiago Vázquez, socios fundadores de la cooperativa.

Al grupo también pertenece Ramón Rivera, un retirado del Cuerpo de Emergencia Médicas.

La cooperativa comenzó a organizarse en julio pasado. No está incorporada a la espera de concretar los acuerdos con los dueños de las propiedades donde estarían operando, explicó Vérnes Vélez. “Si no tenemos la estructura o un local no vale la pena hacer la asamblea”, dijo.

La cooperativa se dirige, inicialmente, a la siembra de yerbas culinarias de ciclo corto, como recao y cilantrillo, lo que algunos ya hacen a pequeña escala.

La intención de CoopAS es vender sus cultivos a comercios y personas con las que han comenzado a entablar conversación sobre la demanda del producto. También ponderan la venta de huevos y aves de corral.

CoopAS, quien recibe ayuda y asesoría de la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Juana Díaz, comenzó los trámites para incorporarse como una cooperativa agrícola, al amparo de la Ley 239, conocida como la Ley General de Sociedades Cooperativas.

Coopas la integran cuatro socios, quienes esperan que para principios del próximo año puedan comenzar a cosechar, así como haber completado el trámite de incorporarse. La cooperativa proyecta generar empleos en el área de cultivos, seguridad y ventas de los productos.

El grupo, que se reúne en residencias de miembros y otros lugares públicos, explicaron que fueron sus inquietudes agrícolas las que los llevaron, cada uno por su parte, a tomar cursos con especialistas del Sistema de Extensión Agrícola.

En dichos cursos fue donde se conocieron y reconocieron que debían integrarse para poder ser efectivos y garantizar que pudieran tener éxito en desarrollar una empresa agrícola. Destacaron que las licencias para operar y poder vender sus productos también les resultaba más fácil obtenerlas como una sola entidad y no individualmente.

“En los cursos nos dimos cuenta que teníamos intereses en común, nos gustaba la agricultura y el negocio”, destacó Santiago Ríos.

Vérnes Vélez conocía el sistema cooperativo porque es el encargado de una cooperativa escolar que cuenta con 40 socios. Uno de esos socios es el hijo de Santiago Vázquez, quien se unió al grupo y es parte de CoopAS. Santiago Ríos es un ecólogo que cultiva lechuga, tomates y alfalfa.

El interés por un proyecto agrícola, destacó Vérnes Vélez, lo comenzó como parte de la preparación económica que necesitará para cuando -dentro de dos años- se retire del sistema de educación pública.

Explicó que ante la incertidumbre que existe sobre el futuro de su pensión buscó otra tarea a la que pudiera dedicarse. “Mi preocupación, al igual que la de miles de maestros y maestras, es tener una jubilación digna”, dijo.

Por su parte, la comisionada de Desarrollo Cooperativo, Ivelisse Torres Rivera, informó que han estado brindando asesoría al grupo, al igual a otros del sector agrícola.

“Hemos trabajado con mucho esfuerzo el desarrollo de agrocooperativas junto al Departamento de Agricultura. Promovemos este modelo empresarial como parte de lo estipulado en el programa de gobierno del gobernador, ya que entendemos que deben sentarse las bases para que Puerto Rico pueda ir poco a poco buscando un sitial en la agricultura y haciéndose independiente en la siembra de algunos productos, así como reducir la importación”, indicó. “Entendemos que perseverar y apoyar la siembra agrícola y los agricultores continúa siendo fundamental, ante esto la CDcoop continúa su esfuerzo de presentar el modelo cooperativo como una alternativa real para el desarrollo de empresas locales incluyendo las agrícolas. Así es el caso de este grupo en Juana Díaz de los que pronto esperamos ver sus frutos”, expresó.