Desprovistos pacientes por la emigración de médicos

Por Angelique Fragoso Quiñones

angelique.fragoso@esnoticiapr.com

 

Las tentadoras ofertas de trabajo que a diario reciben los profesionales de la salud para que emigren a los Estados Unidos a ofrecer sus servicios ha provocado un éxodo -a tal grado- que en muchos municipios han comenzado a escasear los médicos primarios y los centros de diagnóstico y tratamiento (CDT) han tenido que disminuir sus horarios de operación.
“Te ofrecen tres veces el sueldo que te ganas aquí en Puerto Rico, te mudan, te pagan los préstamos estudiantiles, te pagan la impericia médica, no tienes que bregar con planes médicos”, destacó el presidente del Colegio de Médicos-Cirujanos de Puerto Rico, Víctor Ramos Otero.
“Es bien difícil competir contra esas ofertas si no se crean las condiciones de trabajo en Puerto Rico adecuadas”, dijo el galeno.
La ventaja de los puertorriqueños, según indicó, es que son bilingües y el crecimiento de la población hispana en los Estados Unidos les abre puertas en el mercado laboral de ese país. Esto sin incluir que muchos de ellos –al graduarse- ya cumplen con los requisitos y las acreditaciones que exige para ejercer la profesión en los Estados Unidos.
Ramos Otero informó que en los últimos tres años la fuga de médicos ha sido cada vez mayor. “En el 2014 se fueron 364 médicos; en el 2015, otros 500; y en el 2016, 600, y este año se proyecta que sean 500 o más”, advirtió.
“Cada día va a ser más difícil para un paciente conseguir una cita para ciertos especialistas y hay pueblos donde escasean sencillamente los primarios; los especialistas, mientras más te alejas del área metropolitana, más escasez de esos servicios. Hay CDT donde abren hasta las 3:00 de la tarde porque no tienen médicos para cubrir más allá de esa hora”, testificó Ramos Otero.

No solo los médicos se van
Entre 2010 y 2015 cerca de 9,000 profesionales de la salud emigraron a los Estados Unidos, así lo reveló la investigación: ‘El impacto de la migración en Puerto Rico’, estudio realizado por las profesoras Elsie Ruiz e Ilia Rosario, de la Pontifica Universidad Católica de Puerto Rico.
También se calcula que el 14% de los puertorriqueños que han emigrado a los Estados Unidos -con algún grado universitario- trabajan en el campo de la salud.

Salida inevitable
El presidente del Colegio de Médicos-Cirujanos señaló que la situación con las aseguradoras de impericia médica en Puerto Rico es “insostenible”.
“Aunque no sea atractivo, la gente trata de quedarse, pero si tu ingreso es cero porque la aseguradora no le da la gana de contratarte, pues no tienes mucha opción”, manifestó.
Explicó que los planes médicos obligan a los recién graduados de Medicina a marcharse del país al negarles los seguros de impericia médica, algo que les imposibilita ejercer en Puerto Rico.
“Los médicos nuevos los tienen chantajeando año y medio, y tienen deudas, salieron con préstamos (universitarios), no les dejas otra opción; los estás votando del país”, denunció.

Salvaguardar la medicina local
Ramos Otero entiende que la situación económica en estos momentos es poco alentadora para los profesionales de la salud. Esto por los recortes que se avecinan para el plan de Mi Salud, el cual cubre gran parte del ingreso de los médicos en Puerto Rico.
Explicó que para que se minimice el éxodo de médicos va a ser necesario garantizarles contratos. “Lo contratos no pueden ser como son ahora, no se pueden cancelar sin causa, como ahora. No te los pueden enmendar por una carta circular, como es ahora, no debería ser así”, denunció.
“Hay que hacer una reforma integral de impericia médica y todo eso hay que trabajarlo a la vez para lograr la paridad”, insistió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.