Después del periodo navideño… mesura con los gastos

Por Eva Judith López Sullivan, Ph.D

 

En mi columna anterior traté de explicar que la compulsión por las compras no es resultado de las estrategias de mercadeo. Éstas pueden influir en el consumidor para que compre, pero esa condición de descontrol de los impulsos es un fenómeno más profundo. No obstante, es importante que estemos conscientes como consumidores de las tácticas que utilizan las empresas para persuadirnos a comprar. Y acostumbrarnos a hablar de algo que nos urge: ahorrar.

Me parece interesante señalar que toda la información que se ha dado a conocer en los medios de comunicación indica que las ventas navideñas en Puerto Rico aumentaron con respecto al año anterior.

Sin embargo, de acuerdo a una investigación realizada por la empresa Arteaga & Arteaga, el 46% de las personas encuestadas indicaron que esta vez contaron con un presupuesto de compras, lo que aumentó en comparación con el año pasado donde solo el 35% presupuestó sus gastos. También informaron haber realizado más compras por Internet buscando economías e hicieron uso de los programas de ‘rewards’. Se habló de “un consumidor más astuto esta Navidad”.

Terminado el periodo navideño y con la mirada puesta en las medidas de austeridad que se espera que se implanten, es recomendable que el consumidor considere hacer un análisis de sus gastos y finanzas personales.

El Consumer Credit Counseling recomienda que para evitar las compras innecesarias o impulsivas el dejar la chequera y las tarjetas de crédito en la casa cuando va de compras, y llevar solo la cantidad de dinero en efectivo que puedes gastar.

¡Ni mirar si cuenta con ATH móvil! Con los beneficios que tenemos con la tecnología es más fácil contar con un registro de los recibos y facturas para documentar los gastos. Además, debemos tratar de identificar en qué gastamos el dinero. Este ejercicio es amplio y lo debemos hacer con cuidado.

Un ejemplo muy simple.  ¿Cuánto gastamos en botellas de agua diariamente, mensualmente… anualmente? No deje de tomarla, pero… la podemos comprar en cantidades (cajas, por ejemplo), llevarla de nuestra casa… y economizamos. Así podemos hacer con el almuerzo. Llevarlo de la casa ayuda a economizar mucho, personalmente lo he comprobado. Tenemos cable, teléfono en casa, recibimos diariamente uno o varios periódicos, pero…. no estamos mucho tiempo en nuestros hogares en la semana.  ¿Son necesarios estos gastos?

Identificar los gastos nos permite reconocer aquellos no necesarios y esto a su vez nos ayuda a ahorrar. Se habla de que debemos ahorrar un 10% de los ingresos. Pero si no podemos… aunque sea poco hay que hacerlo.

Una manera es establecer objetivos que nos motiven a desarrollar estrategias personales para eliminar los gastos innecesarios. En lo personal les confieso que me gusta comprar. Una estrategia personal que me aplico es no deseo gastar, no visito tiendas ni me expongo a ventas. Y me ayuda. Analiza tú lo que puedes hacer al respecto. Y si deseas comparte tus experiencias. ¡Hasta la próxima!  

Se pueden comunicar a empresasymercados@gmail.com.

Deja un comentario

*