Digamos NO al acoso escolar

Como todos sabemos, inició un nuevo curso escolar. Con este comienzo viene mucha esperanza de un nuevo semestre y nuevas metas académicas para cada uno de los estudiantes.

No obstante, debemos atender varias esferas vitales en cada uno de nuestros estudiantes, como lo son la esfera física y emocional. Al igual que en nuestra sociedad hay múltiples comunidades, en nuestras escuelas también hay comunidades compuestas por los directivos, estudiantes y empleados. Es de suma importancia que estas comunidades escolares pueden establecer reglas de educación y políticas para fomentar el bienestar de estas esferas.

Las escuelas son vitales para que un niño desarrolle aptitudes de comunicación tanto verbales, como escritas y fomente al máximo sus relaciones sociales e interpersonales. Es por esto, que cualquier evento positivo o negativo tendrá un impacto en la formación de nuestros estudiantes a largo plazo.

Un ejemplo muy observado en esta generación de estudiantes es lo que le llamamos “bullying”. El “bullying” es considerado como un acto de violencia que no debe ser permitido por ninguna circunstancia ni condiciones de trabajo. En Puerto Rico, existen políticas públicas dirigidas a la prevención, intervención y seguimiento del acoso escolar.

No obstante, las mismas no están sostenidas por prácticas que privilegien la diversidad en nuestra población. Esta semana estaremos discutiendo acerca de este fenómeno, agradeciendo a mi colega la doctora Yiselly Vázquez por facilitar los siguientes datos que han tenido un gran impacto en el Departamento de Educación.

El bullying es un comportamiento que hace referencia a los que llamamos como patrones de conducta violentos y consecutivos. Estos actos se observan contra un individuo por alguna característica particular. Se inician con el objetivo de degradar la imagen y autoestima del individuo que está siendo atacado.

La persona atacada puede sentir una variedad de agresiones, pero por lo general pueden ser: verbales, psicológicas y/o físicas.

La Academia Americana de Psiquiatría ha demostrado que alrededor de la mitad de los adolescentes son intimidados en algún momento durante la escuela secundaria y de éstos un 10% son intimidados de manera persistente.

Razones para que se observe este comportamiento:

• constitución física de la persona

• color de piel

• desempeño académico

• la orientación sexual (real o percibida)

• estudiantes son acosados y hostigados por no actuar, vestirse o ser lo que la sociedad establece para niños o niñas

• factores de riesgo individuales: edad, sexo, nivel de inteligencia, presentar alguna discapacidad, la impulsividad o la nacionalidad.

Efectos a largo plazo:

• Individuos han manifestado padecer de adicción drogas e incompetenciales emocionales

• Depresión

• Ansiedad

• Baja autoestima

• Pobre desarrollo de identidad en los niños y jóvenes

• Los modelos de valores son cambiados de acuerdo a la perspectiva de lo que es aceptado por la sociedad

Hay varios puntos importantes, les exhorto que estén pendientes de los canales adecuados para evitar este tipo de comportamiento en este semestre escolar. Los directores de escuelas se les ha otorgado la responsabilidad de fomentar un ambiente positivo de aprendizaje, pero libre de acoso escolar.

El acoso escolar puede ser prevenido si le enseñamos a nuestros niños como detectarlo a tiempo y con quien hablar en caso de que estén pasando por esta experiencia. Las estrategias de prevención deben utilizar diferentes técnicas y ángulos para asegurar ambientes escolares seguros y pacíficos.

Sin embargo, esta tarea será efectiva si todas las partes de la comunidad escolar se vean involucradas para implementar adecuadamente las políticas y estrategias para la prevención del bullying. Dile NO al acoso escolar y apoyemos a nuestros niños, que son la futura generación.

Te invito a que me escribes dudas o comentarios a: atrevete.vive@gmail.com. “Atrévete a vivir hoy con PLENITUD.”