Disfruta las Navidades sin accidentes

 

Para mantener un espíritu navideño tan demandante como lo es el boricua, hay que estar preparado debido a que ello no viene libre de complicaciones.

Muchas veces podemos prevenir situaciones adversas si las conocemos y si somos cuidadosos. El fin es continuar y disfrutar las tradiciones que nos distinguen y que hacen de Nuestras Navidades, no tan solo las mejores, sino también las más largas del mundo.

Agraciadamente, la mayoría de los accidentes tienen consecuencias menores y no requieren hospitalizaciones, sin embargo, a su vez imponen un nivel de estrés innecesario durante las festividades. Es por esto que debemos ser cuidadosos a la hora de prepararnos para esta época del año.

Estadísticas revelan que alrededor de un 70% de las lesiones durante periodo navideño fueron relacionadas al montaje de adornos navideños, específicamente laceraciones en las manos. Estas, mayormente son causadas por luces y adornos de cristal roto o fragmentado. La mayoría de estas lesiones no requirieron hospitalización y fueron tratadas en la sala de emergencias. Otras heridas comunes fueron los esguince o torceduras (conocido en inglés bajo el término sprains) que en su mayoría ocurren por cargas pesadas relacionadas a cajas de regalos, maletas de viaje y traumas directos de objetos que se caen.

De la misma forma, los más intrépidos fueron sorprendidos por fracturas relacionadas a caídas de altura durante el periodo de decoración en el hogar u otro evento relacionado. Como vemos, la gran mayoría de estos eventos adversos ocurren durante la preparación para las festividades.

¿Pero y qué sucede luego? Comienza la celebración y en ocasiones, no todo termina en accidentes menores. Algunas actividades tienen consecuencias más severas relacionadas a disfrutes excesivos o peligrosos. Ejemplo de ello son las muertes por accidentes de automóvil, las balas pérdidas y las lesiones relacionadas a explosivos y pirotecnia. Es triste saber que la mayoría de las lesiones graves le ocurren a adultos entre 22 y 55 años, edades en las cuales la madurez nos debería prevenir de conductas extremas que redundan en este tipo de lesión grave.

Es común que los hospitales estén abarrotados en esta época, y muchas veces por lesiones evitables. La pérdida de una mano, un ojo, o una grave quemadura, son tan solo ejemplos de consecuencias completamente evitables, que son efectos del uso de la pirotecnia. A su vez, el uso de bebidas alcohólicas desmedidamente resulta en muerte súbita de jóvenes, accidentes de automóvil graves y hasta homicidio si se maneja bajo este estado.

Seamos aún más cuidadosos durante estas festividades. Es completamente innecesario convertir tan alegre época en una tragedia que no será olvidada. Disfrutemos con conciencia, recordemos el verdadero significado de la Navidad. Propiciemos la unión familiar y la unión de pueblo, un concepto bien necesario en tiempos como los que vivimos actualmente.

El autor del artículo es el Dr. Hernández Ortiz, cirujano ortopeda en el Hospital Damas de Ponce.  Para más información puede comunicarse al 787-840-8686 ext.7676 o al número directo 787-812-4136 También en su oficina ubicada en el piso 10 del Edificio Parra #1003/#1004.

Hospital Damas – 787-840-8686

¡Cuidado de Calidad de Generación en Generación!