Dragarán varios embalses ante panorama crítico de sedimentación

Por Eduardo L. Questell Rodríguez

redaccion@esnoticiapr.com

@elquestell

 

Buscando devolverle la capacidad perdida de retención de agua potable a los embalses y reservas de agua del País, el Senado aprobó un proyecto que le sumaría años de vida a útil a varios de estos lagos a través del proceso de dragado y extracción de sedimentos.

En Puerto Rico hay cientos de lagos, sin embargo no todos son embalses o reservas de agua. Principalmente hay tres agencias o corporaciones públicas encargas o propietarias de estos, el Departamento de Recursos Naturales (DRNA), Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA).

Para lidiar con este panorama, en la Cámara Alta se radicó la Resolución del Senado 856 para ordenar a las Comisiones de Salud Ambiental y Recursos Naturales, entre otras, a realizar una investigación dirigida a evaluar los niveles de sedimentación de los embalses en Puerto Rico, la condición estructural actual de sus represas y las medidas o acciones que está tomando la AAA y la AEE para devolverle la capacidad de almacenaje de agua.

El senador Abel Nazario autor de la resolución, se expresó optimista en cuanto al estatus de la investigación para lidiar con el problema serio de sedimentación que enfrentan los lagos que reservan agua. Por otro lado, informó sobre la aprobación de un proyecto para el dragado de varios de ellos.

«Se aprobó un proyecto que para mi es importante, porque busca los recursos entre la combinación de fondos estatales y federales para el dragado de los lagos Luchetti, Lago del Río Loco, Lago Dos Bocas y el Lago Carraízo inicialmente. Por ejemplo el lago por donde yo vivo allá en Susua, ese lago está sedimentado hasta un 80 porciento. Sedimentado al punto de que tu ves a la mitad del lago una isla de sedimento. Eso es crítico, si el estado no toma acción tanto el gobierno estatal como federal, en tres años el área suroeste de Puerto Rico no va a tener agua. No hay que tener estudios para ver lo que es evidente. Cuando tu tienes árboles de 15 pies ya dentro del lago y está sellado completamente, tu tienes un problema serio», aseguró en entrevista radial por (WLEO 1170AM), el senador Nazario Quiñones.

El problema de sedimentación queda más expuesto cuando llegan tiempos de sequía y comienza la evaporación de los embalses. La pérdida de su capacidad de reserva ocurre a causa de la entrada de sedimento que es depositado en episodios de lluvias por los ríos que alimentan su cuenca hidrográfica. No obstante, la sedimentación de los cuerpos de agua es un proceso natural, pero no deja de ser uno de sus principales problemas y de los mayores retos que enfrentan las autoridades.

Todas las cuencas están sujetas a erosión debido a los efectos del viento y la lluvia. Este efecto es más evidente en los embalses principales formados por represas que se han construido en Puerto Rico a partir de 1913. Un estudio realizado por el U.S. Geologial Survey (USGS), establece que los embalses retienen entre el 70 al 95 porciento de los sedimentos que reciben.

Ante el cambio climático, el calentamiento global y el efecto de invernadero, los patrones de lluvia y temperatura en el mundo han cambiado. Puerto Rico no es la excepción y cada vez son más frecuentes los episodios de sequías.

La última gran sequía se reportó en la Isla entre el periodo de los años 2014 al 2016. Ante ese reto los gobiernos ponen en acción planes trazados para lidiar con la situación, entre esas medidas paleativas se encuentran el racionamiento del agua potable de los embalses para no desperdiciar el preciado líquido extinguiendo a su vez las reservas que existen alrededor de la Isla.

Los Lagos o embalses más importantes de Puerto Rico son Toa Vaca en Villalba, Carraízo en Trujillo Alto, Guajataca en Quebradillas, La Plata en Toa Baja, Caonillas en Utuado y Cerrillos en Ponce. Sin embargo, existen varios más de donde también se extrae agua para servirle a los consumidores de varias regiones del País.

 

Tabla que evidencia la pérdida de capacidad de los embalses y su vida útil restante. Datos del estudio de Soler (USGS 2001).