Educación, juventud y cooperación

En 1972 era estudiante de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras. Estudiaba Ciencias Políticas. Un buen día, un sabio, el profesor Justo Méndez Colón, dijo a nuestra clase: “Si pudiera volver atrás, sería médico en un pueblito de la montaña”.

Nunca lo había pensado, pero aquellas palabras se quedaron en mí y las repetía como una semilla latente. Recientemente conocí al hijo, Justo Méndez Arámburu, y que su padre se encontraba bien y lúcido a sus 90 y pico de años. Le envié saludos y el mensaje de que hace 46 años que su deseo retoño en mí.

Comienza un nuevo curso escolar y si los maestros, educadores y comunicadores que nos siguen, toman conciencia de la grandeza de su gestión, de la siembra de la semilla de la solidaridad y de la cooperación, la esperanza se mantiene viva.

La educación de nuestro sistema económico, está basado en el egoísmo y la avaricia. Este es su sistema y pretende educar para mantener los privilegios de los dueños, los ricos y poderosos. Aprendemos a escalar en la sociedad, aplastando al otro, en una sociedad consumista donde todo es una mercancía.  El egoísmo es un excesivo amor por sí mismo, sin considerar las necesidades de los demás.

Son los jóvenes en quién está nuestra fe, para lograr el Puerto Rico que va a ser.  Vamos a la pelea del egoísmo versus la cooperación, de la avaricia versus el bien común. Ya saben ustedes en dónde estamos nosotros. ¡Viva el Cooperativismo! Me puedes escribir a rrodrig711@aol.com  ¡Hasta la próxima!