El cultivo del ñame

Por José Herminio Zayas Bermúdez, MBA

 

El ñame o dioscorea spp es un farináceo de gran consumo en Puerto Rico. Hoy les explico cómo sembrar y cosechar ñames en nuestros huertos caseros.

Las semillas las conseguimos a partir de pedazos del mismo ñame. Estos pedazos deben tener un largo de 2 pulgadas, con un peso aproximado de 5 a 8 onzas cada uno. Si tiene cal de construcción aplíquele el área del corte, esto ayudará a secar rápidamente el área y evita la entrada de bacterias mediante el corte.

El cultivo del ñame tiene mejor producción cuando se hace en los meses de enero a abril y cuentan con un buen sistema de riego. Debe seleccionar un lugar que reciba 8 horas o más de sol al día debido a que le favorecen los días largos.

Los suelos sueltos, como el franco arenoso o arcilloso con arena, abundante materia orgánica, composta, buen drenaje y ventilación, son perfectos para el ñame.  Para este cultivo el suelo debe estar suelto, de fácil penetración, es por eso que la profundidad de suelo debe ser entre 18 a 24 pulgadas. Para logra esto recomendamos levantar el nivel del suelo en bancos o surcos.

Recuerde que puede cultivar ñames ya sea en pailas reusables, drones o tiestos grandes. Utilizando el pico rompa el suelo y luego rastrille 2 o 3 veces hasta eliminar toda raíz, piedras y yerbajos. El suelo debe estar suave, drenado y ventilado.

Recomendamos las variedades de ñame guinea y habanero para su huerto. Haga un hoyo de unas 6 a 8 pulgadas a la redonda por 6 pulgadas de profundidad, luego añada abundante composta.

Siembre uno de los pedazos que utilizará como semillas, tomando en consideración que la parte donde se ve cáscara quede hacia abajo y la parte donde realizó corte hacia arriba. Cubra con tierra o composta a 3 pulgadas de profundidad.  Entre los 20 a 25 días germinará.

Luego del tercer mes hágalo con mucho cuidado, para no afectar sus raíces, ya que de aquí en adelante la planta comienza a engrosar las raíces que se convertirán en ñames.

Este cultivo es muy exigente en lo que a agua se requiere, por lo que se recomienda regar en las mañanas con mucha agua.  Evite acumulación de esta en el suelo, por lo que es necesario establecer un buen sistema de drenaje. El ñame estará listo entre los 6 y 7 meses o cuando se seque el bejuco. Se pueden comunicar para dudas, preguntas o sugerencias a jose.zayas5@upr.edu

Hasta la próxima.

Referencias: Prof. Manuel Díaz Rivera, especialista del cultivo del ñame.

Deja un comentario

*