María causó destrozos en el Fortín San Jerónimo

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

Las murallas del Fortín San Jerónimo del Boquerón, una pequeña batería de defensa localizada al este de la isleta de San Juan, encierran acontecimientos históricos de Puerto Rico.

El fortín, construido en el siglo XVI y reconstruido en 1799 por los españoles, ha enfrentado intensas batallas y, a menudo, condiciones del tiempo muy adversas, como lo fue el paso del huracán María.

La diminuta fortaleza nombrada en honor a San Jerónimo, el patrón de los arqueólogos y de los eruditos bíblicos, fue crucial para la defensa de la isleta contra el ataque de los ingleses comandado por Sir Francis Drake en 1595. A pesar de comandar 27 barcos y 2,500 hombres, Drake fracasó en su intento de apoderarse de San Juan.

Doscientos años más tarde, en 1797, un pequeño contingente de soldados españoles unificó sus fuerzas con un grupo de civiles puertorriqueños para combatir a las tropas inglesas que sitiaron las cercanías del fortín.

El sargento José Díaz, del municipio norteño de Toa Alta, lideró 30 hombres contra cientos de soldados ingleses. Díaz murió. No obstante, el pequeño ejército prevaleció y evitó el avance de los ingleses hacia la isleta de San Juan.

 

Golpeado por María

Siglos más tarde, la isleta enfrentó al huracán María y, una vez más, el enemigo pagó un alto precio, describió Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) en un comunicado de prensa.

A la entrada del fortín, María dañó seis puertas de ausubo. Las puertas principales de madera y metal quedaron destruidas y en el puente que dirige hasta la entrada principal se formó un agujero de siete pies de profundidad.

El huracán erosionó la capa de ladrillo, piedra caliza, y arenisca que recubría los principales muros exteriores, arrancó piedras y ladrillos y dañó la cúpula de la garita de la plaza inferior. Varios muros del parapeto superior sufrieron daños a causa del viento y el agua.

En marzo, un equipo de especialistas en recursos naturales y culturales de FEMA, funcionarios del Instituto de Cultura Puertorriqueño, el arquitecto histórico John Rosemurgy y el ingeniero estructural James A. Mason, ambos del Servicio de Parques Nacionales, inspeccionaron el fortín.

La inspección fue una de 348 evaluaciones que ha hecho FEMA de estructuras históricas en Puerto Rico desde que María tocó tierra el pasado septiembre. Entre ellas se incluye el Fortín Conde de Marisol en Vieques.

“Hemos recibido órdenes del Congreso para recopilar información de todos los daños del huracán María para un informe y generar un plan para la recuperación de Puerto Rico”, dijo Brinnen Carter, arqueólogo del equipo del Servicio de Parques Nacionales.

“La magnitud de este desastre es seria. He visto un montón de estructuras dañadas en Puerto Rico”, señaló.

Juan Vera Vega, director del Consejo de Arqueología Subacuática del Instituto de Cultura Puertorriqueña, dijo que la grieta más grande se detectó en el cuarto de la capilla y, cuando llueve, el agua sale a chorros.

Al analizar la estructura del fortín, Mason buscó las grietas que pudieran indicar problemas con los cimientos.

“Con el medidor de humedad, mido cuánta agua hay en las paredes”, dijo, “y eso es indicativo de saturación y también evidencia problemas con los aglutinantes del mortero”.

 

Restauración cuesta $1.5 millones

Se calcula que la restauración del Fortín San Jerónimo tendrá un costo de $1.5 millones.

El fuerte se encuentra en la desembocadura de la Laguna del Condado, frente a la popular zona hotelera del Condado de San Juan. Está rodeado de altos condominios y del Hotel Caribe Hilton, inaugurado en 1949.

La estructura se evaluó en 1954 y se encontró en condición precaria. Sin embargo, don Ricardo Alegría, arqueólogo y primer director del Instituto, salvó el fuerte en 1959 y construyó un museo militar en el lugar, indicó Vera Vega. Aun así, desde hace 20 años, el deterioro estructural ocasionó el cierre del fuerte para uso público. Nunca volvió a abrir.

Carmen Marla López, directora del Programa del Patrimonio Histórico Edificado, dijo que el Instituto de Cultura Puertorriqueña, propietario y administrador del fortín, ha estado trabajando con el Servicio de Parques Nacionales para establecer un plan de mantenimiento. Se espera que el instituto estabilice el fortín antes del año 2021, cuando San Juan celebrará los 500 años de su fundación.

“San Jerónimo es una estructura cultural en el mar. Yo lo llamo la Cuna de la Puertorriqueñidad porque, si hubiésemos perdido la batalla en el siglo XVIII, seríamos otra cosa”, dijo Vera Vega.

 

View in FEMA Multimedia Library