El humo y los efectos en la salud

En esta temporada es común que se desarrollen fuegos en distintas partes de la isla debido a la sequía que nos está afectando. Hace poco hubo uno en el área de Coamo que tardó varios días en ser extinguido.

Esta situación es difícil para toda persona que viva cerca del área en donde se desarrolla el fuego, pero representa un mayor reto para los pacientes con ciertas condiciones de salud que se pueden agravar con el humo.

Entre los efectos más comunes que puedes experimentar al estar expuesto a gran cantidad de humo se encuentran:

  • Tos
  • Náusea
  • Vómitos
  • Convulsiones
  • Dolor de pecho
  • Ardor en los ojos
  • Ataques de asma
  • Dificultad para respirar
  • Aumento en el ritmo cardiaco
  • Irritación de las vías respiratorias

Si observamos detenidamente estos efectos, es lógico pensar que las personas con problemas respiratorios y cardiacos van a tener más problemas al enfrentarse a grandes cantidades de humo. También se ven más afectados los niños, los ancianos y las mujeres embarazadas.

Por esta razón, se deben seguir ciertas recomendaciones para evitar el efecto negativo que la exposición al humo representa para la salud. Entre estas recomendaciones se encuentran:

  • Evita salir y si tiene que hacerlo, disminuye el tiempo de exposición al humo.
  • Mantén las puertas y ventanas cerradas para limitar la cantidad de partículas de humo que puedan entrar a la casa.
  • Si tienes acondicionador de aire, utilízalo, pero cierra la toma de aire del exterior de la casa.
  • Si el humo ya ha entrado a la casa, considera irte del lugar y regresar cuando el fuego esté controlado. Habla con algún amigo o familiar con el que te puedas quedar mientras mejora la calidad del aire.

Prepárate y protégete para que puedas mantener tu salud en óptimas condiciones. Cualquier duda o pregunta puedes escribirme a estureceta@gmail.com