Empresas locales siguen al migrante boricua

 

La oficina de Manejo de  Emergencia del estado de la Florida reveló que aproximadamente 200,000 puertorriqueños han emigrado a ese  estado a raíz del paso del Huracán María.

El censo de Estados Unidos reporta que desde 2015 hay más de un millón de puertorriqueños residiendo allí, muchos buscando mejores trabajos y “calidad de vida”. Otros lugares que se han convertido en los destinos preferidos de los que emigran son Pensilvania, Texas y Nueva York.

Con esta ola emigratoria debemos darle una mirada a las empresas boricuas que han decidido expandir sus operaciones y atender a los puertorriqueños que desean mantenerse conectados con marcas que representan a su “Isla del Encanto”. Podemos identificar al Mesón bajo la marca  Mesón Sándwiches,  Novus, Me Salvé bajo la marca Lucky Me, Casa Febus, Sofritos Montero, Exentrix y Pozzazz, Valija Gitana, (Valija Bohemian-Chic), y  Nacional Lumber & Hardware, entre otros.

Otro empresario interesado  es Luis Morales de Morales Distributors, propietario de las marcas Ledermis, Sanacur  y Keratzil que han tenido mucha aceptación en Puerto Rico y ya se venden por Amazon.

Un mes después del paso del huracán María se dio a conocer en Puerto Rico que abrió sus puertas  la primera cadena boricua de supermercados en Kissimmee. Willer Vélez, dueño de Willers Supermarket,  reconoció la oportunidad que representa para los empresarios locales atender el mercado de puertorriqueños que han emigrado. El empresario reconoció que  esos consumidores  reciben “paquetes” de sus familiares  desde Puerto Rico porque mantienen sus gustos boricuas. Por eso se ha ocupado de tener para la venta marcas y productos muy aceptados por los puertorriqueños como pasta de guayaba, galletas de manteca, donas de azúcar, azúcar morena y hasta morcillas y pasteles.

En el caso de Efraín Montero, presidente de Best Seasoning empresa dueña de Sofrito Montero, él reconoce que en Estados Unidos su competencia son empresarios boricuas que también exportan. Sus productos, como el sofrito, es un icono de la cocina criolla. La sazón es nuestra, es cultural. ¡Qué bueno que los boricuas lo pueden adquirir allá como si estuvieran residiendo aquí!

Mientras, Novus consideró la expansión ya  que los  puertorriqueños le solicitaban -en las redes sociales- que se establecieran allí. Para los dueños es “una conexión psicológica, nostálgica con la tienda y las marcas que vende”. Es recordar un tiempo que fue bueno y lo quieren retener… aun en la distancia. Es interesante el hecho de que es en la Florida que comienzan con innovaciones tecnológicas como ‘pick up at store’ para los clientes que deseen escoger y pagar en la página web de la tienda e ir a recoger la mercancía en el establecimiento.

Al darle una mirada a estos negocios recuerdo al Dr. Caraballo Cueto ex presidente de la Asociación de Economistas, que resaltaba la importancia que los empresarios boricuas decidieran exportar  para crecer. Y también sus comentarios sobre productos como el brazo Gitano de Franco  que sería un orgullo que se vendiera en el extranjero.

Dudas o cometarios puedes escribirme a empresasymercados@gmail.com