Enseñe a los niños qué hacer en un desastre

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

Los desastres pueden ser aterrador para los adultos y traumáticos para los niños, especialmente si no saben qué hacer.

Durante un desastre, quizás su familia tenga que desalojar el hogar y cambiar la rutina diaria. Por tanto, la Cruz Roja Americana recomienda que tome en consideración la preparación familiar para que pueda darles a sus hijos las guías que necesitan para reducir sus miedos.

Los niños están acostumbrados a una rutina diaria: se levantan, desayunan, van a la escuela y juegan con sus amigos. Cuando un desastre altera esa rutina, los niños pueden sentirse angustiados.

La conducta que presente el adulto tiene un efecto en el niño. Por ejemplo, si usted está alarmado, su hijo puede asustarse más, ya que piensa que el peligro es real. Además, si manifiesta sentimientos de pérdida, su hijo puede sentirlo de forma profunda. Por lo tanto, es importante que hable con su hijo y explíquele lo que ocurre y sea honesto.

Además, debe velar las conductas de los niños, por ejemplo: comportamientos extraños como lloriqueos, rabietas y agresiones o comportamientos regresivos, tales como chuparse los dedos o cargar un juguete.

Para reducir los miedos y la ansiedad de los niños, la Cruz Roja recomienda que conozca cuáles son los desastres que ocurren en la zona donde usted reside, luego busque información sobre consejos para qué hacer y cómo prepararse.

Puede visitar la página web cruzrojapr.net para obtener información sobre los diferentes tipos de emergencias. También, exhortaron a que verifique los planes de emergencia en la escuela, centro de cuido de su hijo o donde pase la mayor cantidad de tiempo.   

Hable sobre la preparación ante desastres con su familia para que todos conozcan qué hacer. Conversar este tema antes de una emergencia ayuda a reducir miedos, particularmente con los niños y niñas. Involucre a toda su familia en las actividades de preparación, como en la confección de una mochila de emergencias.

Los niños se sienten seguros conociendo que hay un plan en acción. Además, enséñale a su hijo a reconocer las señales de peligro: detectores de humo y sonidos de emergencia (bocinas y sirenas), entre otros. Explíquele cómo y cuándo llamar para pedir auxilio. Enséñele a su hijo información personal básica: apellidos, dirección, números de teléfono y a dónde ir en caso de emergencia.

 

Qué hacer para ayudar a los niños

Cuando el peligro haya pasado, concéntrese en las necesidades emocionales de su hijo al preguntarle qué está en su mente. Tener al niño participar de las actividades de recuperación le ayudará a sentirse que pronto sus vidas regresarán a la “normalidad”. 

Durante la recuperación, evite que su hijo vea noticieros sobre los eventos pasados. Las imágenes pueden ser incómodas, particularmente si el niño es muy joven para diferenciar entre las imágenes repetidas del desastre y una nueva emergencia.

Es importante demostrarle a los niños y las niñas que no están solos, que alguien se preocupa por ellos, por sus sentimientos y sus pérdidas en momentos de un desastre.  Lo importante es mantener la comunicación y ofrecerle la oportunidad de sentirse útil permitiéndole que le ayude de acuerdo con su capacidad.

Consulte con un profesional de la salud si entiende que el niño es incapaz de resolver sus sentimientos. la Cruz Roja, Capítulo de Puerto Rico, tiene el programa Mi Funda de Almohada de la Cruz Roja Americana. Se trata de un taller gratuito que ofrecen los voluntarios a niños de tercer a quinto grado de escuelas públicas y privadas.

Los instructores utilizan una funda de almohada como elemento principal para enseñarles a los niños sobre cómo preparar su equipo de suministros y manejar sus emociones en momentos de ansiedad.