¿Es saludable el agua que tomamos?

Por Angelique Fragoso Quiñones

angelique.fragoso@esnoticiapr.com

 

La calidad del agua potable en Puerto Rico fue puesta en duda en los últimos días por un reporte publicado por la Asociación Nacional de Derecho Ambiental (NRDC, por sus siglas en inglés) que revela 33,842 violaciones a la Ley de Agua Potable Segura, de las cuales 146 ocurrieron en nueve pueblos de la región sur.

El informe ‘Amenaza al grifo’, realizado por NRDC con datos que el Departamento de Salud ofrece a la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) indica que el 99.5% de la población que fue servida por los sistemas de agua muestrados violaron la Ley de Agua Potable Segura.  

Entre las principales violaciones a las reglas de salud en los sistemas de agua muestreados entre el 2005 al 2015 se encontraron: irregularidades en los subproductos de desinfección; bacterias coliformes; patógenos en las aguas superficiales y en las aguas subterráneas; presencia de nitratos y nitritos; y plomo y cobre.

El estudio concluye que Puerto Rico es la jurisdicción de Estados Unidos con mayor porcentaje de población afectada.

Las reacciones no se hicieron esperar. El exdirector de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) para Puerto Rico y el Caribe, Carl Soderberg, considera esta conclusión como un dato “exagerado” que en cierto modo han utilizado para alarmar a la ciudadanía.

“En el caso de Puerto Rico son 300 sistemas comunitarios que casi siempre están fuera de cumplimiento porque son comunidades aisladas que no tienen recursos, pero todas esas violaciones se las adjudicaron a la AAA”, indicó.

En segundo lugar, destacó que la NRDC identifica al año del estudio como un año de muchas violaciones. “En el año 2015 es que tuvimos la sequía, que provocó un racionamiento que afectó a más de dos terceras partes de Puerto Rico y que las agencias en esos momentos, la propia Autoridad, el Departamento de Salud y la EPA, decían no pueden tomarse esa agua”, recordó.

Soderberg señaló que también hay que tomar en consideración que las muestras que se tomaron para llegar a conclusiones fueron en puntos al azar que no necesariamente representan un problema generalizado en todos los sistemas de agua en Puerto Rico.

Opinó que posiblemente detrás de revelar esta información haya otros intereses, desde las ventas de agua embotellada y filtros, hasta un intento de privatizar la AAA.

“También hay que ver que esto no sea una táctica para ir preparando la opinión pública para la privatización de la AAA… Aquí hay gato encerrado definitivamente, cuál es el motivo detrás de esto lo sabremos más en el futuro”, proyectó.

Soderberg advirtió –además- que hay que ser cuidadosos a la hora de alarmar a la ciudadanía porque puede afectar el turismo como lo hizo el anuncio de las cifras del virus del zika en la Isla.

“Los turistas no vienen aquí por el zika y ahora porque el agua potable no se puede tomar”, dijo sobre comentarios que ha escuchado ya entre la gente.

La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) defendió la calidad de agua que consumen sus abonados. El presidente de la AAA, Elí Díaz Atienza, destacó que han cumplido con los estándares de calidad establecidos señalando que el 70% de las violaciones a las que hace referencia el estudio son de sistemas de agua comunitarios y rurales que no pertenecen a esa corporación pública.

“Cuando miras el estudio te das cuenta que la mayoría de las violaciones vienen por falta de notificación porque el monitoreo no se hizo a tiempo, por asuntos administrativos en el proceso de tomar la muestra o notificar la muestra”, señaló Díaz Atienza.

Aclaró –además- que “no todas esas violaciones van relacionadas a los estándares de contaminantes en el agua. Ahora mismo, nosotros, Acueductos, que le suple el agua al 98% del País, estamos en aproximadamente eso mismo, 98% de cumplimiento con los estándares”, dijo al señalar que están realizando muestreos en los sistemas de agua de la AAA para demostrarle a la ciudadanía -con datos- que el agua potable que suplen es segura.

“Nosotros sacamos un incurve oficial del agua que debe estar saliendo en junio o julio. Ahí es donde nosotros incluiríamos los datos específicos, pero puedo informar que ahora mismo estamos en 98% de cumplimiento”, reiteró.

Díaz Atienza indicó que trabajan en el proceso de asegurar que las notificaciones y las violaciones a las que se refiere el reporte sean atendidas.

Por otra parte, explicó que el reporte dice algo válido que beneficiaría a la AAA. “Destaca la necesidad de mantener fondos a nuestra infraestructura de agua y estoy completamente de acuerdo”, expresó.

“Como parte del proceso del plan fiscal que estamos haciendo para reactivar el plan de mejoras capitales, tenemos la buena noticia de que vamos a tener una buena porción de dinero dedicada al trabajo de infraestructura y proyectos nuevos”, anunció el presidente de Acueductos.

 

Necesidad de datos concretos

El ex director de la EPA para Puerto Rico y el Caribe explicó que es necesario tener la data a la mano para defender alegaciones de falta de calidad en el agua y para que los ciudadanos se sientan confiados a la hora de consumir agua del grifo.

“La AAA tiene que tomar las medidas para que estas violaciones no ocurran y la única forma de enfrentar alegaciones como ésta, que son esporádicamente, es tener datos sobre la calidad del agua que producen de manera que, cuando ocurran estas alegaciones, vengan con los datos”, recomendó.

Exhortó al presidente de Acueductos a segregar el reporte e identificar claramente cuáles violaciones fueron por parte de la AAA y a qué se debieron.

“Si no se hicieron los informes a tiempo, si algunas violaciones no se notificaron al público, ese tipo de cosas, que no dejan de ser importantes y que hay que atender”, mencionó.

“Mi recomendación al nuevo presidente de la Autoridad es que establezca una política pública interna de tomar las muestras que son necesarias para verificar la calidad del agua que produce la Autoridad y hablarle al pueblo de Puerto Rico con los datos en mano”, exhortó Soderberg.

Precisamente, el presidente de la AAA, adelantó que se encuentra en ese proceso y que en los próximos meses hará público los resultados.

Aseguró que las alegaciones por algún tipo de contaminante presente en el agua, se debió a la extrema sequía del 2015 que provocó racionamiento.

Sin embargo, está confiado en que las muestras que realizan en estos meses serán alentadoras y que los fondos que recibirán para mejoras capitales le permitirán realizar los ajustes para cumplir con aquellas alegaciones que por motivos de infraestructura salieron en incumplimiento.

 

Insisten en la seguridad del agua

“Yo tomo agua del grifo y se la recomiendo a todo el mundo; esa agua no está envenenada, si lo estuviera los hospitales estuvieran llenos de gente, la mitad de la gente estuviera muerta y definitivamente ese no es el caso”, testificó Soderberg.

Sin embargo, reiteró que la AAA “tiene que determinar cuáles son las alegaciones que son específicamente de la Autoridad, verificar si son ciertas o no y asignar los recursos necesarios para poder muestrear y analizar esa agua de manera que pueda contrarrestar alegaciones futuras”.

Por su parte, Díaz Atienza indicó que la ciudadanía puede continuar consumiendo el agua del grifo sin ningún riesgo a la salud. “El agua que produce la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados es segura para la salud de Puerto Rico, es frecuentemente monitoreada y en su actualidad cumple con los requisitos establecidos por legislación”, dijo.

 

Recomendaciones de la NRDC a Puerto Rico

• Implementar un sistema robusto de pruebas al agua potable.

• Mejorar los tratamientos de agua potable.

• Asegurar el derecho del consumidor a tener datos sobre el agua de grifo que recibe.

• Identificar y atender de manera inmediata las fuentes de contaminación por plomo.

• Arreglar, mejorar y mantener los sistemas de distribución de agua.

• Invertir en la infraestructura de distribución de agua en Puerto Rico.

• Reforzar el cumplimiento legislativo referente al agua potable.

• Mejorar la protección de las fuentes de agua.

• Adoptar medidas de usos de suelos

Deja un comentario

*