Escudriñan Centro Ceremonial Indígena de Tibes

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – Los trabajos de investigación y conservación del Centro Ceremonial Indígena de Tibes refuerzan la información de que se trata del centro ceremonial más antiguo en Puerto Rico, señaló el arqueólogo Luis Antonio Curet, quien lleva 26 años estudiando los antiguos pobladores de esas tierras, al norte de la Ciudad.

Curet regresó este año al Centro Indígenas de Tibes, con una propuesta del Smithsonian Institution, a continuar documentando los hallazgos en el lugar. En esta ocasión, junto a un grupo de voluntarios, se han dado a la tarea de re empacar -en bolsas libre de ácido- piezas almacenas de aquellas primeras excavaciones que hizo la Sociedad Guaynia de Arqueología e Historia, hace más de tres décadas y que poco a poco son estudiadas.

Explicó que cuando comenzó a investigar el Centro Ceremonial de Tibes tenía la idea de que era una aldea igneris que cuando llegó el pre taíno se volvió un cacicazgo y un centro ceremonial.

No obstante, ahora describe esa idea como una “simplista” porque partía de que si había bateyes y plazas, había trabajo para hacer y un líder que daba instrucciones, pero nunca apareció material que evidenciara ese cacicazgo. “No se ha encontrado algo ‘fancy’ para confirmar que hubo un gran cacique… Para mí, no hubo un cacique que dominara la Isla”, indicó.

El hallazgo de un caparazón de tortuga de gran tamaño, con un pedazo de fémur, apunta a que el animal fue llevado vivo hasta ese lugar, data que ayuda a los arqueólogos a descifrar qué ocurrió en Tibes hace más de 1,000 años.

“Por lo general, las escuartizaban en la orilla de la playa. Esta tortuga me tiene la impresión, que la trajeron viva para acá, y es una tortuga de gran tamaño. ¿Para qué la trajeron viva? Quizás para que no se dañara o para un festejo que querían que estuviera viva”, señaló Curet.

A ese dato sumó el que, al presente, eran muy pocas las palancas de cangrejos que tenían entre los hallazgos, pero al revisar -durante estas semanas- una parte del material que tenían almacenado de la década de 1980 y 1990, se toparon con gran cantidad de palancas de cangrejos que los lleva a pensar que en alguna parte de Tibes están los resultados de algún “festejo” o depósito de estos crustáceos.

“Esos (piezas almacenas, no estudiadas) son algunos detalles que nos han traído más cerca a ciertos eventos que pasaron en Tibes”, indicó.

 

¿Por qué es importante Tibes para Puerto Rico y la región del Caribe?

“Tibes es el centro ceremonial más grande de esa época. Es el único que se ha encontrado de esa época, hasta ahora. Es bien temprano, tiene muchos bateyes y plazas”, destacó.

Explicó que Tibes ocurre en momentos donde hay muchos cambios. “Hubo un cambio bastante fuerte porque pasaron de cerámica bien pintada a otro estilo. Es un cambio cultural, social y religioso, y en termino arqueológico, esa es la importancia. Para el pueblo de Puerto Rico tiene otra importancia como patrimonio”, señaló.

Destacó con relevancia el descubrimiento del yacimiento Jácana, muy cerca de Tibes y el que, hasta el momento, han encontrado un parecido entre Tibes y Caguana, en Utuado, cuya ruta -siguiendo el río- atraviesa el área donde fue descubierto Jácana.

“Tibes y Caguana son los únicos parques ceremoniales que se parecen. Tienen una plaza ceremonial grande en el centro, tiene un batey largo rodeado por batey pequeños, y ese patrón no lo tiene nadie y si Tibes empezó primero, esto fue una influencia o emigración de gente de Tibes yendo a Caguana, subiendo por el río Portugués y en Adjuntas cambian al río Tanamá. Y ahora Jácana mostrando que esta comunicación duró por mucho tiempo”, señaló.

“Jacana es distinto. Ese batey es tardío, es Taíno, pero Jácana tiene periodos anteriores”, dijo.

Mientras, Ernie X. Rivera Collazo, quien se crío sobre las tierras donde fue descubierto el yacimiento Jácana, narró que de pequeño escuchaba hablar de que en ese lugar había indios.

“No sabía la magnitud de lo que se descubre, pero sabíamos que donde vivíamos había estado ocupado por más de 1,000 años”, indicó el también arqueólogo.

“Tibes no lo podemos ver como que era una aldea y que los indios vivían unos alrededor de otros. Todo el barrio Tibes estaba poblado completamente por las culturas aborígenes”, afirmó Rivera Collazo.

Insistió en que “Tibes es la evidencia de esa gran cultura, que estaba bien establecida, tenía su idiosincrasia. Tibes es la mejor evidencia de establecimientos humanos en la región”.

 

Propuesta de la comunidad

Rivera Collazo adelantó que la comunidad prepara una propuesta para que la administración del Centro Ceremonial pase a manos de ellos. Resaltó que eso llevaría movimiento económico y crearía empleos.

El concepto sería integrado con un proyecto gastronómico, áreas de siembra y desarrollo turísticos en haciendas cafetaleras. “Va a estar resolviendo un problema, de que no se le están dando la atención que necesita a este lugar”, señaló.

“Aquí no hay un ecosistema turístico”, dijo.