Establecen Carta de Derecho de Empleados Domésticos

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

Las empleadas y empleados de servicio doméstico cuentan desde ayer miércoles con una Carta de Derecho que define la relación son sus patronos y establece multas por violaciones a las leyes del trabajo.

El gobernador Alejandro García Padilla convirtió en ley el Proyecto de la Cámara 2383, que crea la Carta de Derechos de Empleados y Empleadas en el Servicio Doméstico, la cual entrará en vigor 120 días después de la firma, periodo en el que deben realizar el Reglamento a seguir.

La medida establece, entre otras cosas, un salario mínimo equivalente al salario mínimo federal y obliga a la realización de contratos por escritos para ofrecer el servicio de empleados domésticos.

Igualmente, esta ley hace extensivo a los empleados domésticos las normas generales sobre jornada de trabajo y horas extras; el derecho a licencia de vacaciones y por enfermedad; y establece sanciones por incumplimiento de la ley que deberá velar el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH).

El documento establece que todos los empleados que trabajan a tiempo completo en el servicio doméstico para un mismo patrono -115 horas o más al mes- acumularán licencia de vacaciones con paga, a razón de uno y un cuarto días por mes, hasta un máximo de 15 días anuales. También acumula días por enfermedad.

El patrono que incumpla esta Carta se enfrenta a una multa a favor del empleado no menor de $500 ni mayor de $3,000 por cada violación. En caso de reincidencia, le impondrán una multa no mayor de $5,000 por cada violación.

García Padilla señaló que estadísticas de Empleo y Salarios por Ocupación del 2014, revelan que alrededor de 3,320 personas se dedicaban a esa fecha al servicio doméstico y limpieza de casas privadas en Puerto Rico.

“Me siento orgulloso de hacer justicia a trabajadores que por años han estado desprovistos de los más básicos derechos laborales. Este es un paso más en nuestra gesta de crear un Puerto Rico más justo y equitativo para todos”, dijo el Mandatario.

Esta Carta de Derecho define al empleado en el servicio doméstico como “toda persona reclutada y que recibe una compensación al desempeñar sus funciones en el servicio doméstico en una residencia privada”.

El documento hace la salvedad que no incluye a las personas empleadas de manera ocasional; a personas que prestan el servicio como contratistas independientes; aquellos que desempeñen las funciones como parte de programas subsidiados con fondos estatales, federales o municipales; o que realicen tareas relacionadas con el servicio doméstico voluntariamente, sin ser remuneradas a raíz de un contrato de empleo.

Deja un comentario

*